ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ#

Ricardo Arjona - Por qué es tan cruel el amor (Solo)

No se acaba el amor,
sólo con decir adiós,
hay que tener presente,
que el estar ausente
no anula el recuerdo,
ni compra el olvido,
ni nos borra del mapa.

Y el que tú no estés,
no te aparta de mí,
entre menos te tengo,
más te recuerdo aunque quiera olvidarte,
estás en mi mente,
y me pregunto mil veces.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
porque aunque tú ya no estés,
se mete en mi sangre,
y se va de rincón en rincón,
arañándome el alma,
y rasgando el corazón,
¿Por qué es tan cruel el amor?

No se acaba el amor,
sólo porque no estás,
no se puede borrar así por así nuestra historia,
seria matar la memoria y quemar nuestras glorias.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
porque aunque tú ya no estés,
se mete en mi sangre,
y se va de rincón en rincón,
arañándome el alma,
y rasgando el corazón,
¿Por qué es tan cruel el amor?

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?

Ricardo Arjona - Lo poco que queda de mí (Solo)

Tengo una cita con Dios a las 5:50,
y el diablo me espera en la esquina al diez para las seis,
tengo una cita con vos mujer de pelo largo,
que eres mezcla de diablo y de Dios cuando plantas un beso.
Hay un desfile de modas de Victoria Secret un poco después,
y me fumaré algunos cigarros si me queda tiempo después del café.

Tengo que andar con cuidado para no cuidarme,
que podría perderme el peligro que habita en tu vientre,
tengo que ser muy astuto para ser un idiota,
y dejarme llevar como el viento por las cosas que pasan.

Tengo que andar muy atento,
para no perderme detalle de ti,
y si hay que nombrarlo de un modo,
diré que te amo por llamarlo así.

Por ti descubro lo poco que queda de mí,
si me voy es por ti si me quedo es igual,
si vivo es que muero por ti,
cada paso que doy, cada pez en el mar,
todo tiene sentido por ti,
incluso lo poco que queda de mi,
incluso lo poco que queda de mi.

Déjame plantado y no vengas para extrañarte más,
ponle la sal de lo incierto como ya tú lo sabes,
cansado de andarte buscando vine a encontrarme,
harto de nunca encontrarme por andarte buscando.

Deja que te imagine con tus jeans añejos y tu saco gris,
ponte los tenis de siempre y cámbiate el pelo para sorprender.

Que por ti descubro lo poco que queda de mí,
si me voy es por ti si me quedo es igual,
si vivo es que muero por ti,
cada paso que doy, cada pez en el mar,
todo tiene sentido por ti,
incluso lo poco que queda de mi,
incluso lo poco que queda de mi.

Ricardo Arjona - Mujeres (Solo)

No sé quién las inventó,
no sé quién nos hizo ese favor tuvo que ser Dios,
que vio al hombre tan solo y sin dudar lo pensó en dos,
en dos.
Dicen que fue una costilla,
hubiese dado mi columna vertebral por verlas andar,
después de hacer el amor hasta el tocador y sin voltear,
sin voltear, sin voltear…

Y si habitaran la luna,
habrían más astronautas que arenas en el mar,
más viajes al espacio que historias en un bar,
en un bar, por qué negar,
que son lo mejor que se puso en este lugar.

Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, qué hubiera escrito Neruda,
qué habría pintado Picasso,
si no existieran musas,
como ustedes.

Nosotros con el machismo,
ustedes al feminismo,
y al final la historia termina en par,
porque en pareja vinimos y en pareja hay que terminar,
terminar, terminar…

Y si habitaran la luna,
habrían más astronautas que arenas en el mar,
más viajes al espacio que historias en un bar,
en un bar, por qué negar,
que son lo mejor que se puso en este lugar.

Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, qué hubiera escrito Neruda,
qué habría pintado Picasso,
si no existieran musas,
como ustedes.

Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, qué hubiera escrito Neruda,
qué habría pintado Picasso,
si no existieran musas,
como ustedes.

Mujeres…

Ricardo Arjona - Desnuda (Solo)

No es ninguna aberración sexual,
pero me gusta verte andar en cueros,
el compás de tus pechos aventureros,
víctimas de la gravedad.

Será porque no me gusta la tapicería,
que creo que tu desnudez,
es tu mejor lencería.

Por eso es que me gustas tal y como eres,
incluso ese par de libras de más,
si te viese tu jefe desnuda y detrás,
no dudaría en promover tu cintura.

Deja llenarme de tu desnudez,
para afrontar los disfraces de afuera,
de una mejor manera.

Desnuda que no habrá diseño que te quede mejor,
que el de tu piel ajustada a tu figura,
desnuda que no hay un ingenuo que vista una flor,
sería como taparle la hermosura,
desnuda que la naturaleza no se equivoque,
y si te hubiese querido con ropa,
con ropa hubieses nacido,
deja llenarme de tu desnudez,
para vestirme por dentro,
aunque sea un momento.

y ahora que por fin te tengo así,
desnuda y precisamente enfrente,
desnuda también un poquito la mente,
pon tus complejos junto de tu ropa,
y si te sientes un poquito loca,
ponte loca completa,
que verte será solo el inicio.

antes de perder el juicio.
Desnuda que no habrá diseño que te quede mejor,
que el de tu piel ajustada a tu figura,
desnuda que no hay un ingenuo que vista una flor,
sería como taparle la hermosura,
desnuda que la naturaleza no se equivoque,
y si te hubiese querido con ropa,
con ropa hubieses nacido,
deja llenarme de tu desnudez,
para vestirme por dentro,
aunque sea un momento.

Ricardo Arjona - Te conozco

Te conozco desde el pelo,
hasta la punta de los pies,
sé que roncas por las noches,
y que duermes de revés,
sé que dices que tienes 20,
cuando tienes 23.

Te conozco cuando ríes,
y tus gestos al amar,
sé de aquella cirugía,
que a nadie le haz de contar,
sé que odias la rutina,
un poco más que a la cocina.

Dime si él,
te conoce la mitad,
dime si él,
tiene la sensibilidad,
de encontrar el punto exacto,
donde explotas al amar.

Dime si él,
te conoce la mitad,
dime si él,
te ama la mitad,
de lo que te ama este loco,
que dejaste en libertad.

Reconozco lo que piensas,
antes que empieces a hablar,
sé de tus 150 dietas para adelgazar,
sé que padeces de insomnio,
y que fumas sin parar.

Imagino esas charlas,
que en mi honor han de entablar,
y hasta se lo que este viernes,
le has de hacer para cenar,
y es que tanto te conozco,
que hasta sé… me has de extrañar.

Dime si él,
te conoce la mitad,
dime si él,
tiene la sensibilidad,
de encontrar el punto exacto,
donde explotas al amar.
Dime si él,
te conoce la mitad,
dime si él,
te ama la mitad,
de lo que te ama este loco,
que dejaste en libertad.

Dime si él,
te conoce la mitad,
dime si él,
te ama la mitad,
de lo que te ama este loco,
que dejaste en libertad.

Y es que tanto te conozco,
que hasta podría jurar,
te mueres por regresar.

Ricardo Arjona - Para que me quieras como quiero

Podría dibujar a cien años luz,
la mueca que pintas cuando llego,
podría sobornar clavarme una cruz,
con tal de inspirarte un hasta luego,
podría caminar en el fuego,
para que me quieras como quiero.

Podría transgredir las fuerzas de Dios,
podría no ser yo si se precisa,
podría contradecir lo que diga mi voz,
podría ser el gato en tu cornisa,
podría caminar en el fuego,
para que me quieras como quiero.

Pero soy el cero en tu izquierda,
tu coartada,
tu fusible siempre en reserva,
no tengo nada,
quiero ser el truco en tus trampas,
quitarme el miedo,
jugar tu juego,
hacer lo que no puedo,
para que me quieras como quiero.

Podría soportar la calamidad,
de ser el juguete de tu juego,
podría claudicar perder mi libertad,
para que me quieras como espero,
podría caminar en el fuego,
para que me quieras como quiero.

Pero soy el cero en tu izquierda,
tu coartada,
tu fusible siempre en reserva,
no tengo nada,
quiero ser el truco en tus trampas,
quitarme el miedo,
jugar tu juego,
hacer lo que no puedo,
para que me quieras como quiero.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Para que me quieras como quiero.

Pero soy el cero en tu izquierda,
tu coartada,
tu fusible siempre en reserva,
no tengo nada,
quiero ser el truco en tus trampas,
quitarme el miedo,
jugar tu juego,
hacer lo que no puedo,
para que me quieras como quiero.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Te quiero como quieres,
me quieres como puedes,
no quiero seguir queriendo así.

Ricardo Arjona - Adiós melancolía

Tengo un domingo en stand by,
por si algún lunes te deprime,
y en la cartera un ánfora que guarda olor a ti,
tengo boletos de primera fila,
para verte despertar por las mañanas.

Tengo la firme convicción,
de que si estás me consolido,
y la sospecha de que ni sospechas cuanto te amo,
tengo tu foto puesta en la pupila,
y con tu voz baila el estribo,
el yunque y el martillo.

Tengo risas,
tengo llantos,
tengo un termostato
que me enciende cuando estás,
y que me apaga si te vas,
pa’ no morir de la nostalgia.

Adiós melancolía,
gracias por la compañía,
pero aquí ya no hay más sitio para usted.

Adiós melancolía,
le agradezco la poesía,
que entre versos hoy me deja confesarle a esta mujer,
que me saqué la lotería cuando la vi.

Tengo una dosis de perdón,
por si haces algo que me duela,
y una canción demás por si algún día la echas de menos,
tengo un stock de besos sin estreno,
y un camión de amor del bueno para ti.

Tengo risas,
tengo llantos,
tengo un termostato
que me enciende cuando estás,
y que me apaga si te vas,
pa’ no morir de la nostalgia.

Adiós melancolía,
gracias por la compañía,
pero aquí ya no hay más sitio para usted.

Adiós melancolía,
le agradezco la poesía,
que entre versos hoy me deja confesarle a esta mujer,
que me saqué la lotería cuando la vi.

Hoy cuelgo mis sueños en el piercing de tu ombligo,
mientras la melancolía observa y es testigo,
quiere estar segura,
un poco por ti,
un poco por mí,
un poco por celos.

Adiós melancolía,
gracias por la compañía,
pero aquí ya no hay más sitio para usted.

Adiós melancolía,
le agradezco la poesía,
que entre versos hoy me deja confesarle a esta mujer,
que me saqué la lotería cuando la vi.

Tengo agua de mar en la bañera,
y en la cama aire de cordillera,
tengo sol de mayo en la nevera,
y flores de abril en la escalera.

Tengo un cuarto lleno en primavera,
y un beso esperando en la trinchera,
un jarrón que llora cuando espera,
y te tengo a ti por donde quiera,
y te tengo a ti por donde quiera.

Ricardo Arjona - Duele verte

Duele verte con un tipo al que le faltan las ideas,
y le sobran argumentos,
duele verte anestesiada porque así se dio la cosa,
porque así quiso tu suerte.

Mientras yo caliento el banco de suplentes,
con la camiseta puesta pa’ incluirme en tu futuro,
mientras yo te doy de día,
lo que él no cumple en las noches,
aquí está tu clandestino,
pa’ jugar al escondite como amante guerrillero,
pa’ cubrirte tus carencias de ternura y desenfreno,
aunque yo no esté en la foto.
de la sala de tus padres.
ni en el bautizo del sobrino.

Y es que tú ahora tienes dos y a mí me dividen una.

Cierra puertas y ventanas,
que el mismísimo cielo pondrá una sucursal,
en el séptimo piso,
a las once cincuenta,
mientras duren los besos si permita el reloj.

Cierra puertas y ventanas,
que en noventa minutos habrá que condensar,
las caricias que caben en los huecos que dejan,
los encuentros furtivos y la soledad.

Y es que tú ahora tienes dos y a mí me dividen una.

Puede ser que tu conciencia te castigue por las noches,
y te aliente en las mañanas,
puede ser que un día de tantos nos quedemos sin futuro,
y tu sigas con tu teatro.

Mientras tanto dame un beso atrincherado,
de esos que por ser culpables,
son como agua en el desierto,
tómame como al tequila,
de un golpe y sin pensarlo,
que si alguien sale ganando eres tú,
querida amiga,
aunque pienses lo contrario.

Y es que tú ahora tienes dos y a mí me dividen una.

Cierra puertas y ventanas,
que el mismísimo cielo pondrá una sucursal,
en el séptimo piso a las once cincuenta,
mientras duren los besos si permita el reloj.

Cierra puertas y ventanas,
que en noventa minutos habrá que condensar,
las caricias que caben en los huecos que dejan,
los encuentros furtivos y la soledad.

Y es que tú ahora tienes dos y a mí me dividen una.

Cierra puertas y ventanas,
que el mismísimo cielo pondrá una sucursal,
en el séptimo piso a las once cincuenta,
mientras duren los besos si permita el reloj.

Ricardo Arjona - No sirve de nada

Conozco el atajo que llega al secreto que nunca dirás,
sé de aquel sendero que llega a tus labios por cualquier lugar,
descubrí la salsa que orquestan tus pasos en el adoquín,
y el llanto que escondes tras esa sonrisa de casting barato.

Y de qué me sirve,
no sirve de nada.

Conozco el aroma que dejan tus sueños si es que puede haber,
sé que piensas mucho,
hablas demasiado y resuelves poco,
sé cuándo estás fría y aparentas fuegos por condescender,
sé que a veces mientes,
y yo hago maromas por no descubrirte.

Y de qué me sirve,
no sirve de nada.

Si tus celos piensan que no hay aventura que se me resista,
que hasta a veces quisiera parecerme al tipo que tú crees que soy,
para tener motivos,
para vivir la vida,
para arrancarle un tajo de locura a esta miseria,
de quererte tanto,
y no sirva de nada.

No sirve de nada este delirio,
de aferrarnos a una historia que murió sin darnos cuenta,
no sirve de nada este castigo,
de buscar en lo imposible algún borrón y cuenta nueva,
no sirve de nada,
no sirve de nada,
no sirve de nada.

Conozco las dudas que te llevan siempre al mismo lugar,
sé que estoy pagando facturas pendientes de algo que pasó,
sé que te desgastas buscándole absurdos a la realidad,
sé que a veces dices cuando tienes ganas de no decir nada.

Y de que te sirve,
no sirve de nada.

Hacen falta dos para hallar una ecuación de encontrar un culpable,
hace falta tiempo para tener ganas de desperdiciarlo,
hacen falta sueños para aferrarse a la realidad,
hace falta todo y al final resulta que siempre es lo mismo.

Y de que nos sirve,
no sirve de nada.

No sirve de nada este delirio,
de aferrarnos a una historia que murió sin darnos cuenta,
no sirve de nada este castigo,
de buscar en lo imposible algún borrón y cuenta nueva,
no sirve de nada,
no sirve de nada,
no sirve de nada.

No sirve de nada este delirio,
de aferrarnos a una historia que murió sin darnos cuenta,
no sirve de nada este castigo,
de buscar en lo imposible algún borrón y cuenta nueva,
no sirve de nada,
no sirve de nada,
no sirve de nada.

Ricardo Arjona - La nena (Bitácora de un secuestro)

La nana la despertó a las 6 con 42,
la nena arruga los ojos pa’ que no entre la luz,
recita la oración de siempre para cumplir con Dios,
acto seguido en el pecho se dibuja una cruz,
de quién es el auto que espera dos cuadras al sur.

Armada con libros de texto la lleva el chofer,
mamá la despide en la puerta agitando los brazos,
la nena tiene 9 años cómo iba a saber,
que hace más de cuatro meces que le siguen los pasos,
y el auto que espera a dos cuadras enciende el motor.

Un tiro en la cien al chofer la nena va a la deriva,
un árbol detiene la inercia; ellos la tienen rodeada,
su frente dio contra el cristal y le ha abierto una herida,
los vecinos se encierran con llave nadie ha visto nada,
y la mano que mató a su chofer ahora le opaca los gritos,
la nena es un uno con ceros a partir de hoy.

La nena ya no arruga los ojos no ha visto la luz,
en la sucursal del infierno no existen ventanas,
su suerte cotiza en billetes de otro país,
su vida es un trueque vulgar parecido a la muerte,
la nena no va a ir esta tarde a su clase de inglés.

La nena es un bulto amarrado en un Chrysler café,
un zapato le oprime la espalda,
un pañuelo la boca,
la nena está muerta de miedo y no entiende el porqué,
la nena no sabe que a veces también Dios se equivoca,
la nena es desvelo y noticia, la nena no está.

Su planeta cambio de tamaño y mide 4 x 3,
su sol es la luz que se cuela debajo de una puerta,
la nena ya no ve diferencia entre un día y un mes,
la nena no sabe si duerme o se mantiene despierta,
la nena ya lleva 3 meces buscando un porqué.

Seis kilos de menos la nena tiene llagas rosas,
papá casi loco,
mamá de nuevo en los hospitales,
se pacta la entrega con una voz manipulada,
la misma que ha venido ofreciendo suvenires corporales,
y el miedo se ríe de todo y se frota las manos,
el futuro pone cara de perro si se le da la gana.

La nena ya no arruga los ojos no ha visto la luz,
en la sucursal del infierno no existen ventanas,
su suerte cotiza en billetes de otro país,
su vida es un trueque vulgar parecido a la muerte,
la nena ya lleva 10 meses sin ir al ballet.

El día indicado el dinero está debajo de un puente,
la nena por fin sale del cuarto donde estuvo guardada,
todo marcha como pactaron no hay ningún pendiente,
de pronto el jefe irrumpe en la casa sin cubrirse la cara,
la nena reconoce en el rostro alguien familiar,
los planes después del incidente han debido cambiar.

Ricardo Arjona - Señor juez

Me parece una injusticia,
estar preso señor juez,
por tirarle una pedrada al presidente, 
sé muy bien que en puntería nunca me he sacado un diez, 
y el objetivo no era darle a ese teniente.
 
Mi pedrada fue un rayón en el blindaje, 
en la pena debe usted considerar, 
que mi piedra pretendía con su viaje, 
mi recurso ciudadano de poderme expresar.

Contra el nuevo inquilino de casa presidencial, 
con sus sueños peregrinos de inscribirse al carnaval, 
ese sueño que comienza cuando empieza a terminar, 
sabe cuantos sueños rotos caben en urnas de cartón, 
para que cuentan los votos si se repite la ecuación.
 
Y si le escribo alguna carta a la utopía, 
y de remitente mi nombre y dirección, 
seria como escribirle a la melancolía, 
y entregarme a la resignación.

A cuantos peces flacos ha mandado usted a guardar, 
como este que hoy le habla señoría, 
a cuantos peces gordos ha dejado de juzgar, 
para darle de comer a la ironía.
 
Mi pedrada es otra raya para el tigre, 
inocente como el llanto de un patojo, 
si le toco el corazón déjeme libre, 
si le tocan la razón me pinta en rojo.

Mientras el nuevo inquilino de casa presidencial, 
con sus sueños peregrinos de inscribirse al carnaval, 
de ese sueño que comienza cuando empieza a terminar, 
sabe cuantos sueños rotos caben en urnas de cartón, 
para que cuentan los votos si se repite la ecuación.
 
Y si le escribo alguna carta a la utopía, 
y de remitente mi nombre y dirección, 
seria como escribirle a la melancolía, 
y entregarme a la resignación.

Me parece una injusticia estar preso señor juez, 
y ni siquiera haberle dado a mi objetivo.

Ricardo Arjona - Se fue

Sin la gritería que antecede a un fiasco,
sin el protocolo de un buen bofetón, 
sin el argumento de un pecado ilustre, 
o el presentimiento de una anomalía que amerite el caso.

Sin decirme nada,
sin decir por qué,
sin una coartada o una explicación,
sin una mentira escrita en un papel, 
sin las cursilerías típicas del caso, 
sin decirme nada, 
sin decir por qué, 
se fue.

Y yo pensando en ella como si fuese única, 
aferrado a su ausencia como si fuese sólida, 
pidiéndole a la vida que quizás la química, 
la devuelva buscando algún beso mágico.

Sin decirme nada,
sin decir por qué,
sin una coartada o una explicación, 
sin una mentira escrita en un papel, 
sin las cursilerías típicas del caso, 
sin decirme nada, 
sin decir por qué 
se fue.

Sin la antología de reproches básicos, 
sin el ejercicio de memorias turbias, 
sin algún ataque de mamitis crónica, 
o el antecedente de un chisme siniestro que lo explique todo.

Sin decirme nada,
sin decir por qué,
sin una coartada o una explicación, 
sin una mentira escrita en un papel, 
sin las cursilerías típicas del caso, 
sin decirme nada, 
sin decir por qué 
se fue.

Y yo pensando en ella como si fuese única, 
aferrado a su ausencia como si fuese sólida, 
pidiéndole a la vida que quizás la química, 
la devuelva buscando algún beso mágico.

Sin decirme nada,
sin decir por qué,
sin una coartada o una explicación, 
sin una mentira escrita en un papel, 
sin las cursilerías típicas del caso, 
sin decirme nada, 
sin decir por qué 
se fue.

Ricardo Arjona - Me dejaste

Me dejaste un beso en la gaveta,
y un brasier tirado en el sofá,
un ataque de celos en la mesa,
y tu perfume pegado en la pared.

Me dejaste el mundo de cabeza,
y un grito en el contestador,
que anunciaba con toda certeza,
que esta vez se te acabó el amor.

Me dejaste un pero y un porque,
unos cuantos insultos y un adiós,
una duda flotando en mi cabeza,
y la promesa de no volver jamás.

Lo que siento lo guardo en la nevera,
por si un día decides regresar.

Qué hago con este cementerio de sueños,
y con toda mi mitad,
con esta deuda de afectos,
y con tanta libertad.

Qué hago con este insomnio en las noches,
y mi falta de apetito,
dónde meto los reproches,
si tu foto si la pongo o la quito.

Me vendiste un sueño al 2 por 1,
y me dejaste solo en realidad,
una casa minada de recuerdos,
y el dentífrico aplastado a la mitad.

Me dejaste el tiempo que perdí,
te llevaste mi despertador,
me dejaste la ropa interior que te di para quitártela,
lo que siento será cuestión de tiempo,
para ver si se queda o se va.

Qué hago con este cementerio de sueños,
y con toda mi mitad,
con esta deuda de afectos,
y con tanta libertad.

Qué hago con este insomnio en las noches,
y mi falta de apetito,
dónde meto los reproches,
si tu foto si la pongo o la quito.
Qué hago con este cementerio de sueños,
y con toda mi mitad,
con esta deuda de afectos,
y con tanta libertad.

Qué hago con este insomnio en las noches,
y mi falta de apetito,
dónde meto los reproches,
si tu foto si la pongo o la quito.

Ricardo Arjona - Amarte a tí

Amarte a ti no es lo mejor,
lo tengo claro,
habiendo tantas cosas por hacer,
menos traumáticas,
como hallarle figuras a las nubes,
o como ir al cine o no hacer nada.

Amarte a ti no es lo mejor,
pero me gusta,
quizás estoy jugando como siempre al masoquista,
en vez de distraerme con el fútbol,
o con el Internet como hacen todos.

Amarte a ti no es lo mejor,
pero es perfecto,
para encontrarle algún sentido a esta rutina,
de ser por siempre solo un ciudadano,
solo uno más.

Amarte a ti me hace sufrir,
que buena suerte,
para acordarme de que existo y de que siento,
para tener en que pensar todas las noches,
para vivir.

Amarte a ti es un veneno que da vida,
es una antorcha que se enciende si se apaga,
es lo sublime junto con lo idiota,
es lo que siento y a quién le importa.

Amarte a ti es la verdad más mentirosa,
es lo mejor de lo peor que me ha pasado,
es la ruleta rusa por un beso,
es lo de siempre improvisado.

Amarte a ti es un error dice un amigo,
que cree que ser feliz es estar libre,
y se pierde del matiz que da lo incierto,
amarte a ti.

Es la embajada de un instante en mi cerebro,
es también haberte odiado un par de veces,
amarte a ti es un absurdo y lo sabemos,
y así será,
mientras nos dure.

Ricardo Arjona - Canción de navidad

Navidad no es un peldaño cada año,
donde detienes la manía de hacer daño,
navidad es más que un viejo barbas blancas,
que regala sólo a aquellos que aprendieron a escribir,
navidad no es un compendio de propuestas,
donde el trueque de regalos parece,
trueque de apuestas.

Navidad no son las luces,
de tu árbol navideño,
navidad es luz por dentro,
y dos alas para un sueño.

Navidad no es ese obsequio compromiso,
que por no llevar amor hasta te olvidas quien te lo hizo,
si es que amas a aquel niño del pesebre,
ama en persona a tantos niños que en cartón se duermen.

Navidad no son las fiestas,
ni las luces,
ni el regalo,
ni el pastel,
navidad es aquel niño,
que de nuevo,
nace… en ti.

Ricardo Arjona - Mujer de lujo

Te vistes de azul para opacar el cielo,
y consigues espejos para estar bien segura,
que eres bella,
y que hay que ofrecerte tributos de sol si regalas un beso.

Narciso el instinto que domina tu esencia,
y es idiota el consumo de mi tiempo contigo,
sueños rotos,
los que me vas dejando en mi activo de vida.

De qué me sirve tu cuerpo,
si lo administras con saldos de los que quieres darme,
de qué me sirve tu boca,
si se te caen los besos y los recojo humillado.

Mujer de lujo,
mujer florero,
mujer de risas,
olor y caprichos,
con futuros de nada.

Mujer de lujo,
mujer cortina,
adornará tu cabeza la sala de un tipo cazador de reliquias,
y te harás vieja sin sueños.

Tratare de encontrar en un vientre sencillo,
el calor que el deshielo me apagó tantas veces,
y le daré de regalo,
lo que no tiene precio ni tendrá en el mercado.

Te deseo la suerte la que no te mereces,
la que no andas buscando,
la que nunca precisas,
mientras dure,
ese cuerpo perfecto que se gasta en el tiempo.

De qué me sirven tus manos,
si están tan lejos de un roce como yo de tus sueños,
de qué me sirven tus ojos,
si les importa un carajo si me voy o aparezco.

Mujer de lujo,
mujer florero,
mujer de risas,
olor y caprichos,
con futuros de nada.

Mujer de lujo,
mujer cortina,
adornará tu cabeza la sala de un tipo cazador de reliquias,
y te harás vieja sin sueños,
sin amigos,
sin mí,
sin nada.

Ricardo Arjona - Santo pecado

Santo pecado conocerte,
santo pecado preguntarte,
si viajas sola por la vida,
si aceptas de inquilino entre tus brazos,
a este pobre pecado abandonado,
abandonado.

Santo pecado fue besarte,
santo pecado hacerme adicto,
al brillo que disparan tus ojos,
a tus manos investigando todo,
al ruido que haces cuando consigues el milagro,
el milagro.

Santo pecado es el deseo,
santo pecado tus caderas,
y el vértice cálido y siniestro,
archivo de mis fantasías,
tan cerca siempre del cielo,
y del infierno,
y del infierno.

He tratado de encontrar la analogía,
para ponerle algún nombre,
a este caos que has causado,
que me gusta y me fastidia,
y me ha dado por llamarle solo,
santo pecado,
santo pecado.

Si me das una razón para estar vivo,
porque después das dos para estar muerto,
y grito que es un santo pecado,
santo pecado.

Si construyes paraísos por un rato,
porque después me avientas al infierno,
y digo que es un santo pecado,
santo pecado.

Santo pecado conocerte.

Hoy sumo sueños a mis dudas,
hoy resto besos a mis ganas,
hoy vivo al filo de la nostalgia,
hoy tengo heridas como estrellas,
hoy sueño mientras te extraño,
con olvidarte,
olvidarte.

Santo pecado,
santo pecado,
si me das una razón para estar vivo,
porque después dar dos para estar muerto,
y dice que es un santo pecado,
santo pecado.

Si construyes paraísos por un rato,
porque después me avientas al infierno,
mentiras que te creo,
verdades que te inventas,
santo es el coraje,
y pecado es el delirio,
de quererte para mí.

Santo pecado,
santo pecado,
si me das una razón para estar vivo
porque después dar dos para estar muerto,
y grito que es un santo pecado,
santo pecado,
santo pecado conocerte.

Ricardo Arjona - Vivir sin tí es posible

Vivir sin ti es posible,
sin mayor dificultad,
vivo porque me despierto,
como salgo y duermo porque juego al dominó.

Porque ha dicho mi doctor,
después de tomarme el pulso que mis signos vitales,
anuncian que estoy vivo,
vivo porque aun respiro,
y porque salgo a caminar.

Vivo porque así es la vida,
aunque hay que mencionar,
que vivir no es estar vivo,
vivir pa’ mi eres tú.

Vivir sin ti es posible,
sin mayor dificultad,
vivo porque tengo un nombre,
un número de cuenta,
y mi carnet de electoral.

Vivo porque así le llaman a ese combustible absurdo,
de moverse por ahí,
vivo como lo hacen todos,
vivo porque algunos creen que es abrir los ojos,
vivo aunque me muero a diario,
porque tú ya no estás,
y vivir no es estar vivo,
vivir pa’ mí eres tú.

Vivo, sin ningún problema,
aunque cada instante muere sin valer la pena,
vivo, porque sobrevivo,
porque aunque no quiera,
tengo que cargar conmigo,
vivo aunque le tengo miedo,
a vivir muriendo o a morir en vida.

Vivir sin ti es posible,
sin mayor dificultad,
vivo porque se hace fácil,
respirar el aire y devolver las sobras,
vivo porque no hay manera de negar que existo,
por ponerle un nombre,
vivo por inercia absurda,
vivo aunque no tengo ganas de añadirme a todos,
vivo aunque me muero a diario,
porque tú ya no estás.

Y vivir no es estar vivo,
vivir pa’ mi eres tú.

Vivo, sin ningún problema,
aunque cada instante muere sin valer la pena,
vivo porque sobrevivo,
porque aunque no quiera,
tengo que cargar conmigo.

Vivo, sin ningún problema,
aunque cada instante muere sin valer la pena,
vivo porque sobrevivo,
porque aunque no quiera,
tengo que cargar conmigo,
vivo aunque le tengo miedo,
a vivir muriendo o a morir en vida.

Ricardo Arjona - Minutos

El reloj de pared,
anunciando las 6:23,
el pasado con sed,
y el presente es un atleta sin pies.

Ya son las 6:43,
y el cadáver del minuto que pasó,
me dice así se vive aquí te guste o no,
y la nostalgia pone casa en mi cabeza,
y dan las 6 con 50.

Quién te dijo que yo,
era el sueño que soñaste una vez,
quién dijo que tú,
voltearías mi futuro al revés.

Ya son las 7:16,
y el cadáver del minuto que pasó,
me dice tu estrategia te arruinó,
no queda más que ir aprendiendo a vivir sólo,
si te quedan agallas.

La casa no es otra cosa,
que un cementerio de historias,
enterradas en fosas,
que algunos llaman memorias.

Minutos,
como sal en la herida,
se me pasa la vida
gastando el reloj.

Minutos,
son la morgue del tiempo,
cadáveres de momentos,
que no vuelven jamás,
no hay reloj que de vuelta hacia atrás.

Como duele gastar,
el instante en el que tú ya no estás,
como cuesta luchar,
con las cosas que no vuelven más.

Ya son las 9:23,
y el cadáver del minuto que pasó,
se burla de mis ganas de besar,
la foto que dejaste puesta en el buró.
mi soledad es tu venganza.

El ministerio del tiempo,
puso sede en mi almohada,
ahí te encuentro a momentos,
aunque no sirve de nada.

Minutos,
como sal en la herida,
se me pasa la vida,
gastando el reloj.

Minutos,
son la morgue del tiempo,
cadáveres de momentos,
que no vuelven jamás,
no hay reloj que de vuelta hacia atrás.

Minutos que se burlan de mí,
minutos como furia del mar,
minutos pasajeros de un tren que no va a ningún lugar,
minutos como lluvia de sal,
minutos como fuego en la piel,
minutos forasteros que vienen y se van sin decir,
minutos que me duelen sin ti,
minutos que no pagan pensión,
minutos que al morir formarán el batallón del ayer.

Minutos que se roban la luz,
minutos que me oxidan la fe,
minutos inquilinos del tiempo mientras puedan durar,
minutos que disfrutan morir,
minutos que no tienen lugar,
minutos que se estrellan en mí,
son kamikazes de Dios.

Ricardo Arjona - Quesos, cosas, casas

Los negros tienen swing,
los blancos pecas,
las monjas tienen ganas,
los niños sueños,
los muertos tienen sed,
los vivos culpas,
los ricos tienen dietas,
los pobres hambre.

y al final la mierda huele igual,
sea de príncipe o sirvienta.

El soborno tiene clientes,
la flor olores,
los buenos tienen paz,
los malos fiestas,
los lunes tienen martes,
los viernes risas,
el mal tiene un doctor,
el tiempo, tiempo,
menos mal que el cheque alcanzará para disfrazar las deudas.

Quesos, cosas, casas,
peros, paras, porqués,
quesos para estar vivo,
cosas para adornar,
la casa que crees tuya,
mientras puedas respirar.

Peros pa’ complicarte,
paras para explicar,
porque es que estamos jodidos,
si hay aire pa’ respirar,
porque si seguimos vivos,
las ganas de jorobar.

El débil tiene trucos,
el fuerte excusas,
Dios tiene sus fans,
el mar misterios,
el dolor le da el sabor a la tertulia,
el amor le pone alas hasta un cerdo,
y al final unos sueñan con soñar y otros con no soñar tanto.

Quesos, cosas, casas,
peros, paras, porqués,
quesos para estar vivo,
cosas para adornar,
la casa que crees tuya,
mientras puedas respirar.

Peros pa’ complicarte,
paras para explicar,
porque es que estamos jodidos,
si hay aire pa’ respirar,
porque si seguimos vivos,
las ganas de jorobar.

El que inventó la propiedad privada,
no era más que un vendedor,
y al mono que soñaba,
lo convirtió en consumidor.

De quesos, cosas, casas,
de peros, paras, porqués,
de oro y bisutería,
de ropa y lavandería
de mierda y Pepto Bismol.

Ricardo Arjona - Dáme

Dame tus huellas para usarlas de zapatos,
dame tus dudas para hacerme una pulsera,
usa mis manos para hacerte una escalera,
hasta las nubes y volar a donde sea.

Miénteme un poco para mantenerme atento,
hazte una hamaca con el menguante de la luna,
dame tu risa para los tiempos en vela,
quítate el peso de los besos que te sobren,
es tan difícil respirar,
el aire en que no estás,
es tan difícil.

Dame tus sueños para hacerte una diadema,
dame el pasado para no quitarte el tiempo,
que lo que te está sobrando a mí me salva la vida.

Dame tu llanto para llorarlo contigo,
dame el misterio de tus ojos cuando duermes,
dame el aire cuando exhalas para ver si te respiro.

Ponle mi nombre al lunar de tu mejilla,
dile a tu oído que me escuche cuando miro,
salva mis manos con el roce de tu espalda,
dame el remedio para no curarme nunca,
es que es tan fácil respirar,
el aire cuando estás,
siempre es tan fácil.

Dame tus sueños para hacerte una diadema,
dame el pasado para no quitarte el tiempo,
que lo que te está sobrando a mí me salva la vida.

Dame tu llanto para llorarlo contigo,
dame el misterio de tus ojos cuando duermes,
dame el aire cuando exhalas para ver si te respiro.

Quítame un beso póntelo donde prefieras,
dame un pretexto para reestrenar mi vida,
dame lo que quieras darme,
quítame lo que tú quieras.

Dame tu llanto para llorarlo contigo,
dame el misterio de tus ojos cuando duermes,
dame el aire cuando exhalas para ver si te respiro.

Ricardo Arjona - El problema

El problema no fue hallarte,
el problema es olvidarte,
el problema no es tu ausencia,
el problema es que te espero,
el problema no es problema,
el problema es que me duele,
el problema no es que mientas,
el problema es que te creo.

El problema no es que juegues,
el problema es que es conmigo,
si me gustaste por ser libre,
quién soy yo para cambiarte,
si me quedé queriendo solo,
cómo hacer para obligarte,
el problema no es quererte,
es que tú no sientas lo mismo.

Y cómo deshacerme de ti si no te tengo,
cómo alejarme de ti si estás tan lejos,
como encontrarle una pestaña a lo que nunca tuvo ojos,
como encontrarle plataformas a lo que siempre fue un barranco,
como encontrar en la alacena los besos que no me diste,
y cómo deshacerme de ti si no te tengo,
cómo alejarme de ti si estás tan lejos,
y es que el problema no es cambiarte,
el problema es que no quiero.

El problema no es que duela,
el problema es que me gusta,
el problema no es el daño,
el problema son las huellas,
el problema no es lo que haces,
el problema es que lo olvido,
el problema no es que digas,
el problema es lo que callas.

Y cómo deshacerme de ti si no te tengo,
cómo alejarme de ti si estás tan lejos,
como encontrarle una pestaña a lo que nunca tuvo ojos,
como encontrarle plataformas a lo que siempre fue un barranco,
como encontrar en la alacena los besos que no me diste.

Y cómo deshacerme de ti si no te tengo,
cómo alejarme de ti si estás tan lejos,
como encontrarle una pestaña a lo que nunca tuvo ojos,
como encontrarle plataformas a lo que siempre fue un barranco,
como encontrar en la alacena los besos que no me diste.

Y cómo deshacerme de ti si no te tengo,
cómo alejarme de ti si estás tan lejos,
el problema no fue hallarte,
el problema es olvidarte,
el problema no es que mientas,
el problema es que te creo,
el problema no es cambiarte,
el problema es que no quiero,
el problema no es quererte,
es que tu no sientas lo mismo
el problema no es que juegues
el problema es que es conmigo.

Ricardo Arjona - A cara o cruz

El azar es la metáfora perfecta,
de quien le busca inspiración a la tristeza,
el destino es la cuartada sigilosa,
de quien lo pretende todo y nunca acierta.

Mientras el futuro asoma su perfil,
el presente se debate con la muerte,
como quien se juega el todo por el todo,
como una moneda puesta al viento.

Jugando siempre,
apostando siempre,
a cara o cruz,
ante la encrucijada revisas las cosas que pudieron pasar,
y que se suspendieron,
por verlas girando en el viento.A cara o cruz,
te jugaste los besos,
los sueños, el llanto y la tortura mortal,
de ignorar el futuro y escoger al amor de tu vida.

A cara o cruz,
mientras que en la ventana se escurre el tiempo.

Mientras la moneda da vuelvas al viento,
un beso te perfuma la existencia,
mujer de corazón partido en dos,
dime a cuál mitad yo pertenezco.

Lo que para ti es tremenda encrucijada,
para mi es amar la incertidumbre,
lo que para ti es borrón y cuenta nueva,
para mi es principio o final.

Jugando siempre,
apostando siempre,
a cara o cruz,
ante la encrucijada revisas las cosas que pudieron pasar,
y que se suspendieron,
por verlas girando en el viento.

A cara o cruz,
te jugaste los besos,
los sueños, el llanto y la tortura mortal,
de ignorar el futuro y escoger al amor de tu vida.

A cara o cruz,
mientras que en la ventana se escurre el tiempo,
se escurre el tiempo.

A cara o cruz.

Ricardo Arjona - Sólo quería un café (Versión acústica)

Solo quería un café con poca azúcar,
quizá un croissant,
no iba por la tertulia o el flirteo,
solo quería un café,
quizá echarle algún vistazo,
a las malas nuevas de los diarios o sacudirme,
esa pereza crónica de mis amaneceres.

Juro por mí que solo fui por un café,
pero te vi…

Y cambiaste mi vida, mi ritmo, mi espacio,
mi tiempo, mi historia, mis sueños y todo,
y me agregaste risas, dos dudas, un duende,
un par de fantasmas y este amor que te tengo.

Y juro por mi qué solo fui por un café,
pero te vi…

Quién iba a imaginar,
que esa mañana en el café,
yo iría a coincidir con el milagro,
de pisar el mismo espacio,
a la misma hora que tú,
y cómo si esto fuera poco,
que tus ojos se fijaran justamente en mí.

Juro por mi qué solo fui por un café,
pero te vi…

Y cambiaste mi vida, mi ritmo, mi espacio,
mi tiempo, mi historia, mis sueños y todo,
y me agregaste risas, dos dudas, un duende,
un par de fantasmas y este amor que te tengo.

Y juro por mi qué solo fui por un café…

Ricardo Arjona - Cuándo (Versión Pop)

Cuándo fue la última vez que viste las estrellas,
con los ojos cerrados,
y te aferraste como un náufrago a la orilla,
de la espalda de alguien.

Cuándo fue la última vez,
que se te fue el amor,
por no dejarlo libre.

Cuándo fue la última vez,
que te besaron tanto,
que dijiste mi nombre.

Cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto,
por no perdonarme.

Cuándo fue la última vez,
que un simple dejá vu,
me llevó hasta tus brazos.

Cuándo,
cuándo fue la última vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo,
cuándo volverás a ser,
lo que no fuiste nunca.

Cuándo fue la última vez,
que te sentiste sola,
y llegaste a odiarme.

Cuándo llegó a convencerte,
el maldito despecho,
que un clavo saca otro.

Cuándo te olvidaste que el caso,
no es entenderse, sino que aceptarse.

Cuándo,
cuándo fue la última vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo,
cuándo volverás a ser,
lo que no fuiste nunca.

Si se sanó tú herida,
borra también la cicatriz,
y si un día nos vemos,
haz el favor de contestar…

Cuándo,
cuándo fue la última vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo,
cuándo fue la última vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo.