ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ#

Ricardo Arjona - Si usted la viera (El Confesor)

El confesor me dice que no te quiera,
y yo le digo padre si usted la viera,
dice que tus amores me vuelven loco,
que mi deber no atiendo,
que duermo poco,
que duermo poco.

Dice que nuestras muchas conversaciones,
fomentan en la aldea murmuraciones,
dice que no quererte fácil me fuera,
y yo le digo padre si usted la viera,
si usted la viera.

En vano le aseguro que eres tan pura,
hay que rezar delante de tu hermosura,
que eres gentil airosa cual azucena,
que nacen de tus labios nardo y verbena.

Que son lluvias de mayo tus blondos rizos,
y que vivir no puedo sin tus hechizos,
él me dice muy hosco que es gran quimera,
y yo le digo padre si usted la viera.

Confesando que el alma tengo en tus ojos,
me dijo el padre cura con mil enojos,
que un pecado tan grande no perdonaba,
y que si te quería me condenaba,
me condenaba.

Entonces con amante dulce arrebato,
del pecho en que lo llevo saqué un retrato,
y el cura al ver tu imagen, luz y alma mía,
contemplándolo absorto se sonreía,
él sonreía.

Esa sí que refleja santos amores,
creyó que eras la virgen de los dolores,
ésa sí que es hermosa que luz destella,
y yo le dije padre pues esta es ella.

Olvidado ya el cura de su corona,
dijo abriendo los ojos linda persona,
si es buena como hermosa que en paz te quiera,
y yo le dije padre si usted la viera.

Esa sí que refleja santos amores,
creyó que eras la virgen de los dolores,
ésa sí que es hermosa que luz destella,
y yo le dije padre pues esta es ella.

Olvidado ya el cura de su corona,
dijo abriendo los ojos linda persona,
si es buena como hermosa que en paz te quiera,
y yo le dije padre si usted la viera.

Ricardo Arjona - Te enamoraste de ti

Si te divierte verme,
y te gustan mis besos,
y me ves como el perfecto compañero de tertulias,
si soy tu amigo con derecho,
mientras te dure la parranda,
no te enamoraste de mí sino de ti,
cuando estás conmigo.

Yo pensando en futuro,
tú en la rumba de esta noche,
si me quieres un poquito,
dímelo aunque sea en fax.

Si te parezco divertido,
pero en mí no piensas nunca,
no te enamoraste de mí sino de ti,
cuando estás conmigo.

No, no, no,
no te enamoraste de mí,
no, no,
así como yo de ti,
no, no,
no te enamoraste de mí,
no, no,
te enamoraste de ti,
cuando estás conmigo.

De las locuras que hacemos,
de los besos furtivos,
de tu risa y mis chistes,
de la fiesta y el vino,
de las caricias que mueren,
justo al haber nacido.

No te enamoraste de mí,
no, no,
así como yo de ti.

Quién ganará la batalla,
de este amor desperdiciado,
tú creyendo que me quieres,
yo queriéndote creer,
si yo te quiero aunque te calles,
y tú te callas si te quiero.

No te enamoraste de mí sino de ti,
cuando estás conmigo.

Si le bajo el volumen a este ritmo que tocamos,
yo me temo que el derrumbe puede hacerse aparecer,
y lo que antes fue pregunta,
hoy es una afirmación,
no te enamoraste de mí sino de ti,
cuando estás conmigo.

No, no, no,
no te enamoraste de mí,
no, no,
así como yo de ti,
no, no,
no te enamoraste de mí,
no, no,
así como yo de ti.

No te enamoraste de mí sino de ti,
cuando estás conmigo.

Y tú pensando en la rumba de esta noche,
Y yo en un futuro contigo.

No te enamoraste de mí sino de ti,
cuando estás conmigo.

No y no, no y no,
no te enamoraste de mí,
fue la fiesta y el vino.

Y qué diran mis amigos si me ven sufriendo así.

No te enamoraste de mí sino de ti.

Olga, Cheo y Gilberto, Willie Colon y Rubén. 

No te enamoraste de mí sino de ti.

Hoy me refuego Ricardo tú lo estás haciendo bien. 

No te enamoraste de mí sino de ti.

Y de aquel beso que me diste tú. 

Mirá lo mucho que me esmero.

Ricardo Arjona - Lo poco que queda de mí

Tengo una cita con Dios a las 5:50,
y el diablo me espera en la esquina al diez para las seis,
tengo una cita con vos mujer de pelo largo,
que eres mezcla de diablo y de Dios cuando plantas un beso.

Hay un desfile de modas de Victoria Secret un poco después,
y me fumaré algunos cigarros si me queda tiempo después del café.

Tengo que andar con cuidado para no cuidarme,
que podría perderme el peligro que habita en tu vientre,
tengo que ser muy astuto para ser un idiota,
y dejarme llevar como el viento por las cosas que pasan.

Tengo que andar muy atento,
para no perderme detalle de ti,
y si hay que nombrarlo de un modo,
diré que te amo por llamarlo así.

Por ti descubro lo poco que queda de mí,
si me voy es por ti si me quedo es igual,
si vivo es que muero por ti,
cada paso que doy, cada pez en el mar,
todo tiene sentido por ti,
incluso lo poco que queda de mi,
incluso lo poco que queda de mi.

Déjame plantado y no vengas para extrañarte más,
ponle la sal de lo incierto como ya tú lo sabes,
cansado de andarte buscando vine a encontrarme,
harto de nunca encontrarme por andarte buscando.

Deja que te imagine con tus jeans añejos y tu saco gris,
ponte los tenis de siempre y cámbiate el pelo para sorprender.

Que por ti descubro lo poco que queda de mí,
si me voy es por ti si me quedo es igual,
si vivo es que muero por ti,
cada paso que doy, cada pez en el mar,
todo tiene sentido por ti,
incluso lo poco que queda de mi,
incluso lo poco que queda de mi.

Ricardo Arjona - Mujer de Guanahaní

Tiempos de colonización,
sometimiento y fusión,
de independencias y muerte,
se dibujan sobre tu piel mujer de Guanahaní,
recompensando al destino.

Y es que tienes el cuerpo de un sueño,
de la historia que duerme en tu vientre,
hija de este mar de la esclavitud de un conquistador,
de un indio taíno y del tiempo.

Eres un invento del mar que no te deja pensar,
que mata con la mirada.

Si el pasado es incierto en tu historia,
no se tapa el sol con un dedo,
princesa de cobre,
alga y corazón de Guanahaní llega mi pregón.

y dice…

Negro, negro, raza virgen,
Guanahaní,
bailá tu cuerpo y se contonea,
ay para mí.

Negro, negro, raza virgen,
Guanahaní,
bailá tu cuerpo y se contonea,
ay para mí.

¿Cómo dice Cuco?

La historia duerme en tu vientre mujer de Guanahaní,
Y yo celebro la fortuna de verte y saber, 
que tanto mueves la cintura, 
al compás de mi rumba, 
asombrando a la cultura y dándole un gusto al sol. 

Fruta fresca y primavera,
noble señora, 
flor de monte,
piel morena,
canela sola.

Fruta fresca y primavera,
noble señora, 
flor de monte,
piel morena,
canela sola.

Princesa Guanahaní.

Fruta fresca y primavera,
noble señora.

Oye mi canto. Hello! 

Flor de monte,
piel morena,
canela sola.

Y es para ti…

Habla Giovany…

Fruta fresca y primavera,
flor de monte,
piel morena.

Fruta fresca y primavera,
noble señora, 
flor de monte,
piel morena,
canela sola.

Eres un capricho divino,
noble señora, 
la senda de algún camino,
que empieza cuando termina.

Ricardo Arjona - Mesías

Ha nacido el mesías en Nueva York,
anda en auto blindado por precaución,
el papa le teme a algún despido en masa. 

Viene rasurado y de Christian Dior,
para estar a la altura de la situación,
los judíos dicen que ese es el que esperaban. 

Tiene un penthouse en Manhattan,
y un piso en parís,
un doctorado en Harvard,
y un affair con una actriz. 

Toma un trago en el Village con Bill Gates,
oye un poco de jazz por distracción,
revisa la bolsa y le invierte a la iglesia. 

Hace un poco de jogging en Central Park,
aprende kung fu en china town,
prepara un golpe y nadie sabe la fecha.

Tiene una escolta armada,
con tipos de Israel,
y una magnum 45 para él. 

Dicen que es el que vino y juró que iba a regresar,
que se hizo cirugía en las manos para disimular,
que es el enviado del cielo y que está en Manhattan,
y esta vez su estrategia, no es igual.

Tiene un socio en Japón, otro en Afganistán,
habla a diario con Dios por el Internet,
promueve un cambio y se ha ganado enemigos.

Ya compró CNN y está usando su espacio,
con discursos que invitan a quitarnos el velo,
y el caos impera y el planeta se espanta.

La iglesia lo acusa de hereje,
y el pentágono de terrorista,
y en el filo de la navaja… la fe. 

Dicen que es el que vino y juró que iba a regresar,
que se hizo cirugía en las manos para disimular,
que es el enviado del cielo y que está en Manhattan,
y esta vez su estrategia, no es igual.

Se ha suicidado un magnate en La Gran Manzana,
se lee en la portada del New York Times,
y una nube de dudas le hacen sombra al sol.

Ricardo Arjona - Lo poco que queda de mí (versión acústica)

Tengo una cita con Dios a las 5:50,
y el diablo me espera en la esquina al diez para las seis,
tengo una cita con vos mujer de pelo largo,
que eres mezcla de diablo y de Dios cuando plantas un beso.

Hay un desfile de modas de Victoria Secret un poco después,
y me fumaré algunos cigarros si me queda tiempo después del café.

Tengo que andar con cuidado para no cuidarme,
que podría perderme el peligro que habita en tu vientre,
tengo que ser muy astuto para ser un idiota,
y dejarme llevar como el viento por las cosas que pasan.

Tengo que andar muy atento,
para no perderme detalle de ti,
y si hay que nombrarlo de un modo,
diré que te amo por llamarlo así.

Por ti descubro lo poco que queda de mí,
si me voy es por ti si me quedo es igual,
si vivo es que muero por ti,
cada paso que doy, cada pez en el mar,
todo tiene sentido por ti,
incluso lo poco que queda de mi,
incluso lo poco que queda de mi.

Déjame plantado y no vengas para extrañarte más,
ponle la sal de lo incierto como ya tú lo sabes,
cansado de andarte buscando vine a encontrarme,
harto de nunca encontrarme por andarte buscando.

Deja que te imagine con tus jeans añejos y tu saco gris,
ponte los tenis de siempre y cámbiate el pelo para sorprender.

Que por ti descubro lo poco que queda de mí,
si me voy es por ti si me quedo es igual,
si vivo es que muero por ti,
cada paso que doy, cada pez en el mar,
todo tiene sentido por ti,
incluso lo poco que queda de mi,
incluso lo poco que queda de mi.

Ricardo Arjona - Pensar en ti

Allá afuera seis contra seis en la contienda futbolera del barrio,
aquí adentro un insecto se posa sin complejos en el ropero,
un voceador con objetivos de venta anuncia la peor noticia,
y la viuda de enfrente vio a un muchacho de veinte con malicia.

Y el sol que se apaga y la luna se enciende,
y al vecino filósofo nadie lo entiende.

Y advertí que el reloj no avanzaba,
presumí que era un defecto mecánico,
no entendí que era por mí que no pasaba el tiempo,
porque siempre, siempre he pensado en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es como abrirle un agujero al tiempo,
pensar en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es un derroche de masoquismo,
pensar en ti, sin mí.

Allá afuera cuatro contra tres fue el resultado final,
y el estornudo que di fue para aquél insecto un huracán,
y aquél voceador ha cambiado de noticia pues nada ha vendido,
y la viuda de enfrente resolvió su problema como ha podido.

Y la luna se apaga y es el sol que se enciende,
y el filósofo vuela en su cometa de humo.

Y advertí que el reloj no avanzaba,
presumí que era un defecto mecánico,
no entendí que era por mí que no pasaba el tiempo,
porque siempre, siempre he pensado en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es como abrirle un agujero al tiempo,
pensar en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es un derroche de masoquismo,
pensar en ti, sin mí.

Ricardo Arjona - Pensar en ti (Versión acústica)

Allá afuera seis contra seis en la contienda futbolera del barrio,
aquí adentro un insecto se posa sin complejos en el ropero,
un voceador con objetivos de venta anuncia la peor noticia,
y la viuda de enfrente vio a un muchacho de veinte con malicia.

Y el sol que se apaga y la luna se enciende,
y al vecino filósofo nadie lo entiende.

Y advertí que el reloj no avanzaba,
presumí que era un defecto mecánico,
no entendí que era por mí que no pasaba el tiempo,
porque siempre, siempre he pensado en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es como abrirle un agujero al tiempo,
pensar en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es un derroche de masoquismo,
pensar en ti, sin mí.

Allá afuera cuatro contra tres fue el resultado final,
y el estornudo que di fue para aquél insecto un huracán,
y aquél voceador ha cambiado de noticia pues nada ha vendido,
y la viuda coqueta resolvió su problema como ha podido.

Y la luna se apaga y es el sol que se enciende,
y el filósofo vuela en su cometa de humo.

Y advertí que el reloj no avanzaba,
presumí que era un defecto mecánico,
no entendí que era por mí que no pasaba el tiempo,
porque siempre, siempre he pensado en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es como abrirle un agujero al tiempo,
pensar en ti.

Pensar en ti, pensar en ti,
es un derroche de masoquismo,
pensar en ti, sin mí.

Ricardo Arjona - Un Caribe en Nueva York

Recién llegado de Manhattan,
con el pescuezo arremangado para atrás,
mas mojado que un pescado,
la ilusión una quimera.

Va silbando por la quinta,
ojalá que llueva café,
dónde vivirá mi tío, en el Brooklyn o en el Brooks,

Llegó en balza a Puerto Rico,
vendía mariscos en Piñones y en San Juan,
pero un día de polizón se fue en barco a Nueva York,
con los sueños que llevaba y los sueño que dejó,
se le jorobaba el alma al caribe en Nueva York.

Y piensa en ella, en su mulata mirando al cielo,
mientras se acuesta en una banca en Central Park,
con New York Times se hace un colchón y mira al cielo,
mientras me cuenta la historia que hoy les canto,
la historia de un caribe en Nueva York.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
que no sea pasar frío y calor,
engañando a la soledad.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
que no sea extrañar lo que dejó,
y vivir soñando con volver.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
y qué hace un caribe en Nueva York,
qué es lo que hace un caribe en Nueva York.

Le hablaron de una factoría, de primer mundo y de una oportunidad,
que es cuestión de un par de años para poder ahorrar.

Y se deshoja el calendario y el frío se hace calor,
y le manda a su mulata unas caricias de papel,
y piensa en ella, en su mulata, mirando al cielo,
mientras se acuesta en una banca en Central Park,
cómo tu tas me dijo el tipo, mirando al celo,
mientras me cuenta la historia que hoy les canto,
la historia de un caribe en Nueva York.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
que no sea pasar frío y calor,
engañando a la soledad.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
que no sea extrañar lo que dejó,
y vivir soñando con volver.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
y qué hace un caribe en Nueva York,
y qué hace un caribe en Nueva York.

Soñaba con ser pelotero,
Short Stop de los Yankees de Nueva York,
pero se casó a los veinte y fue padre un mes después,
y mientras Sammy Sosa conecta otro Home Run,
el caribe busca un sueño que es el mismo que dejó.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
que no sea pasar frío y calor,
engañando a la soledad.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
que no sea extrañar lo que dejó,
y vivir soñando con volver.

Y qué hace un caribe en Nueva York,
y qué hace un caribe en Nueva York,
y qué hace un caribe en Nueva York.

Ricardo Arjona - Receta

Deme un Tylenol pa’l mal de cuerpo,
y un Diazepam para olvida,
un galón de suero está perfecto,
y un Lexotán para volar.

Deme un Valium Mil pa’ estar bien muerto,
y que no me de por recordar,
un Tagamet para lo incierto,
y un Prozac pa’ exorsisar.

Ese fantasma tuyo que es una Hepatitis C,
que no lo cura ni un trasplante,
deme un Dormicum para privarme,
y un Vivarin pa’ despertar.

Ya sé que no traigo receta,
que es pura automedicación,
mas no hay doctor anacoreta,
que cure tan rara aflicción.

Agregue allí un par de laxantes,
para expulsar esta ilusión,
de que seas tu lo que eras antes,
y se me alivie el corazón.

Y un Pepto Bismol se me olvidaba,
por aquello de la indigestión.

Disculpe usted la analogía,
busco una cura a mi aflicción,
no pudo la psicología,
reanimarme el corazón.

Y deme un Demerol pa’ que no duela,
y Cortisona pa’ la hinchazón,
de que esto es peor que un mal de muela,
y que no entiende de razón.

Dicen que la morfina,
es muy buena pa’ olvidar,
aunque seria mejor que vuelvas,
pues el Ativan ya no resulta,
y la Aspirina me hace mal.

Ya sé que no traigo receta,
que es pura automedicación,
mas no hay doctor anacoreta,
que cure tan rara aflicción.

Agregue allí un par de laxantes,
para expulsar esta ilusión,
de que seas tu lo que eras antes,
y se me alivie el corazón.

Y un Pepto Bismol se me olvidaba,
por aquello de la indigestión.

Una receta pa’ olvidar,
una vacuna contra el llanto,
le juro a usted que tengo la receta,
se me quedó metida en gaveta.

Una receta pa’ olvidar,
una vacuna contra el llanto,
deme una pomada para el corazón,
y un jarabe para el alma.

Una receta pa’ olvidar,
una vacuna contra el llanto,
por eso busco en la farmacia,
el remedio pa’ olvidar.

Una receta pa’ olvidar,
una vacuna contra el llanto,
y si de algo sirve esta receta,
mandale una copia a ella.

Ricardo Arjona - Carabelas

Carabelas cargadas de malos presagios,
emisarios de la trampa y de la colonización,
tocan tierra provocando un gran naufragio,
cargados de demonios y una nueva religión,
pisaron tierra de Guanahani,
bienvenida la desolación.

Esos sueños de estafa y de saqueo,
ese gusto por el oro y esas ansias de poder,
es el cáncer que aun enferma al heredero,
es la historia de una tierra condenada a padecer.

Pero el Negro, el Indio y el Español,
se mezclaron para darle un gusto a Dios.

Pero el Negro, el Indio y el Español,
se mezclaron para darle un gusto a Dios.

Ricardo Arjona - Porque Hablamos ft. Ednita Nazario

Tú me dices,
yo te digo,
y así empieza nuestra guerra cotidiana,
yo me armo de adjetivos,
tú conjugas el peor de mis pasados.

Y te apunto,
donde duele,
y te acuerdo el peor de tus pecados,
tú reviras la ofensiva,
y disparas donde sabes que hace daño.

Y en el campo de batalla,
quedan muertos los minutos que perdemos,
tú me dices,
yo te digo,
y así acaba nuestra guerra cotidiana,
esta guerra sin cuartel que nadie gana.

Porque hablamos,
y no usamos ese tiempo en darnos besos,
en pintarnos con las manos,
las caricias que queremos,
y que no nos damos,
porque siempre hablamos,
de lo tuyo y de lo mío,
del pasado y los culpables,
mientras muere otro minuto,
porque hablamos.

Ya te dije,
que no es cierto,
ya dijiste que tú no eres lo que digo,
nadie cree,
nadie acepta,
cada quien defiende su utopía.

Y el fantasma de la duda,
se abre paso en la frontera del futuro,
y el presente moribundo,
se consuela con lo poco que nos queda.

Y te quiero,
y me quieres,
pero somos más idiotas que sensatos,
y aparece otro día,
y nos van quedando llagas incurables,
de esta maldita enfermedad de hablar de más.
Porque hablamos,
y no usamos ese tiempo en darnos besos,
en pintarnos con las manos,
las caricias que queremos,
y que no nos damos,
porque siempre hablamos,
de lo tuyo y de lo mío,
del pasado y los culpables,
mientras muere otro minuto,
porque hablamos.

Mientras muere otro minuto,
porque hablamos.

Ricardo Arjona - Cuándo

Cuándo fue la última vez que viste las estrellas,
con los ojos cerrados,
y te aferraste como un náufrago a la orilla,
de la espalda de alguien.

Cuándo fue la última vez,
que se te fue el amor,
por no dejarlo libre.

Cuándo fue la última vez,
que te besaron tanto,
que dijiste mi nombre.

Cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto,
por no perdonarme.

Cuándo fue la última vez,
que un simple dejá vu,
me llevó hasta tus brazos
.
Cuándo,
cuándo fue la ultima vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo,
cuándo volverás a ser,
lo que no fuiste nunca.

Cuándo fue la última vez,
que te sentiste sola,
y llegaste a odiarme.

Cuándo llegó a convencerte,
el maldito despecho,
que un clavo saca otro.

Cuándo te olvidaste que el caso,
no es entenderse sino que aceptarse.

Cuándo,
cuándo fue la ultima vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo,
cuándo volverás a ser,
lo que no fuiste nunca.

Si se sanó tú herida,
borra también la cicatríz,
y si un día nos vemos,
haz el favor de contestar…

Cuándo,
cuándo fue la ultima vez,
que te quisieron tanto.

Cuándo,
cuándo te ganó el orgullo,
y escogiste el llanto.

Cuándo,
cuándo volverás a ser,
lo que no fuiste nunca.

Ricardo Arjona - Mujeres (en vivo)

No sé quién las inventó,
no sé quién nos hizo ese favor tuvo que ser Dios,
que vio al hombre tan solo y sin dudar lo pensó en dos,
en dos.

Dicen que fue una costilla,
hubiese dado mi columna vertebral por verlas andar,
después de hacer el amor hasta el tocador y sin voltear,
sin voltear, sin voltear…

Y si habitaran la luna,
habrían más astronautas que arenas en el mar,
más viajes al espacio que historias en un bar,
en un bar, por qué negar,
que son lo mejor que se puso en este lugar.

Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.

Mujeres, qué hubiera escrito Neruda,
qué habría pintado Picasso,
si no existieran musas,
como ustedes.

Nosotros con el machismo,
ustedes al feminismo,
y al final la historia termina en par,
porque en pareja vinimos y en pareja hay que terminar,
terminar, terminar…

Y si habitaran la luna,
habrían más astronautas que arenas en el mar,
más viajes al espacio que historias en un bar,
en un bar, por qué negar,
que son lo mejor que se puso en este lugar.

Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.
Mujeres, lo que nos pidan podemos,
si no podemos no existe,
y si no existe lo inventamos por ustedes.

Mujeres, qué hubiera escrito Neruda,
qué habría pintado Picasso,
si no existieran musas,
como ustedes, mujeres.

Ricardo Arjona - Dime que no (en vivo)

Si me dices que sí piénsalo dos veces,
puede que te convenga decirme que no,
si me dices que no puede que te equivoques,
yo me daré a la tarea de que me digas que sí.

Si me dices que sí dejaré de soñar y me volveré un idiota,
mejor dime que no y dame ese si como un cuenta gotas,
dime que no pensando en un sí,
y déjame lo otro a mí,
que si se me pone fácil,
el amor se hace frágil y uno para de soñar,
dime que no,
y deja la puerta abierta.

Dime que no,
me tendrás pensando todo el día en ti,
planeando la estrategia para un sí,
dime que no,
lánzame un si camuflageado,
clávame una duda,
y me quedaré a tu lado.

Si me dices que sí se fugará lo incierto,
y esa cosquilla en la panza cuando estás por venir,
si me dices que no seguiré conquistando,
descubriéndote cosas que ni tú te conoces.

Dime que no,
me tendrás pensando todo el día en ti,
planeando la estrategia para un sí,
dime que no,
lánzame un si camuflageado,
clávame una duda,
y me quedaré a tu lado.

Siempre lo fácil me duró tan poco,
y no lo niego me divertí,
pero la soledad me ha vuelto loco,
porque el amor nunca ha pasado por aquí.

Dime que no,
me tendrás pensando todo el día en ti,
planeando la estrategia para un sí,
dime que no,
lánzame un si camuflageado,
clávame una duda,
y me quedaré a tu lado.

Dime que no,
me tendrás pensando todo el día en ti,
planeando la estrategia para un sí,
dime que no,
lánzame un si camuflageado,
clávame una duda,
y me quedaré a tu lado.

Dime que no.

Ricardo Arjona - Te conozco (en vivo)

Te conozco desde el pelo,
hasta la punta de los pies,
sé que roncas por las noches,
y que duermes de revés,
sé que dices que tienes 20,
cuando tienes 23.

Te conozco cuando ríes,
y tus gestos al amar,
sé de aquella cirugía,
que a nadie le haz de contar,
sé que odias la rutina,
un poco más que a la cocina.

Dime si él,
te conoce la mitad,
Dime si él,
tiene la sensibilidad,
de encontrar el punto exacto,
donde explotas al amar.

Dime si él,
te conoce la mitad,
Dime si él,
te ama la mitad,
de lo que te ama este loco,
que dejaste en libertad.

Reconozco lo que piensas,
antes que empieces a hablar,
sé de tus 150 dietas para adelgazar,
sé que padeces de insomnio,
y que fumas sin parar.

Imagino esas charlas,
que en mi honor han de entablar,
y hasta se lo que este viernes,
le has de hacer para cenar,
y es que tanto te conozco,
que hasta sé… me has de extrañar.

Dime si él,
te conoce la mitad,
Dime si él,
tiene la sensibilidad,
de encontrar el punto exacto,
donde explotas al amar.

Dime si él,
te conoce la mitad,
Dime si él,
te ama la mitad,
de lo que te ama este loco,
que dejaste en libertad.

Dime si él,
te conoce la mitad,
dime si él,
te ama la mitad,
de lo que te ama este loco,
que dejaste en libertad.

y es que tanto te conozco,
que hasta podría jurar,
te mueres por regresar.

Ricardo Arjona - Tu reputación (en vivo)

Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra,
llevarte a la cama era más fácil que respirar,
tu teléfono es de total dominio popular,
y tu colchón tiene más huellas,
que una playa en pleno verano.
Has hecho el amor más veces que mi abuela,
y aun no acabas ni la escuela,
y aun sabiendo que no eres el mejor partido,
dime quien puede contra cupido,
y si es que yo no he sido un monje,
porque voy a exigirte que seas santa.

Si el pasado te enseñó a besar así,
bendito sea el que estuvo antes de mí,
no es dama la que se abstiene,
dama es la que se detiene,
cuando encuentra lo que tú encontraste aquí.

Si el pasado te enseñó a tocarme así,
benditos los que estuvieron antes de mí,
si otros han sido tu escuela,
yo seré tu graduación,
cuando incluyas en la cama, al corazón.

Si otros han sido tu escuela,
yo seré tu graduación,
cuando incluyas en la cama, al corazón.

Ricardo Arjona - Me enseñaste (en vivo)

Me enseñaste a no fumar sin desayuno,
me enseñaste a dividir,
que la suma de uno y uno siempre es uno,
si se aprende a compartir.

Me enseñaste que los celos son traviesos,
que es mitad falta de sesos y mitad inseguridad,
me enseñaste a ser pareja en libertad,
me enseñaste que el amor no es una reja,
y que es mentira la verdad.

Me enseñaste que no es bueno el que te ayuda,
sino el que no te molesta,
me enseñaste que abrazado a tu cintura,
todo parece una fiesta,
me enseñaste muchas cosas de la cama,
que es mejor cuando se ama,
y que es también para dormir,
me enseñaste entre otras cosas a vivir,
me enseñaste que una duda pesa más que la razón.

Pero fallaste mi gurú,
se te olvidó enseñarme qué hago si no estás tú.

Me enseñaste de todo excepto a olvidarte,
desde filosofía hasta como tocarte,
a saber que el afrodisíaco más cumplidor,
no son los mariscos sino el amor,
pero no me enseñaste a olvidarte.

Me enseñaste de todo excepto a olvidarte,
a convertir una caricia en una obra de arte,
a saber que los abogados saben poco de amor,
y que el amor se cohíbe en los juzgados.

Pero no me enseñaste a olvidarte,
pero no me enseñaste a olvidarte.

Ricardo Arjona - Desde la calle 33 (en vivo)

Nací en un barrio barato,
fui vecino de una panadería,
mi mejor juguete era un gato,
su maullido me inspiro melodías.

Crecí en la 33,
y había de todo un poco,
hombres que morían estrés,
viudas, travestis locos.

Era un mundo gris,
el color lo pintaban tus ganas de vivir,
mas era feliz,
los sueños no apuntaban más allá de la nariz,
quería ser bombero de la compañía 26.

Un día conocí la escuela,
y por falta de entusiasmo,
conocí mis primeras penas,
y porté las orejas de asno,
pero aprendía a leer,
y con esto aumentaron mis ganas de saber,
conocí a Borges, a Márquez y también al señor Gitar,
y un matutino me contó que existía Vietnam.

Desde la calle 33, desde la calle 33,
allí donde no existía ley,
nacen historias sin rumbo de lo simple a lo profundo.

Desde la calle 33, desde la calle 33,
allí donde no existía ley,
una guitarra fue mi norte y señaló mi rumbo.

Probé mi primer cerveza,
y a los 12 mi primer cigarro,
me hice hombre junto a una princesa,
en la parte posterior de un carro,
mientras las drogas,
eran para mis amigos la nueva travesura,
yo volando mi humilde alcoba,
atrapando musas en mi partitura,
encontré el camino que hoy me trajo hasta aquí.

Desde la calle 33, desde la calle 33,
allí donde no existía ley,
nacen historias sin rumbo de lo simple a lo profundo.

Desde la calle 33, desde la calle 33,
allí donde no existía ley,
una guitarra fue mi nombre y señaló mi rumbo.

Desde la calle 33,
desde la calle 33.

Ricardo Arjona - Señora de las cuatro décadas (en vivo)

Señora de las cuatro décadas,
y pisadas de fuego al andar,
su figura ya no es la de los quince,
pero el tiempo no sabe marchitar,
ese toque sensual,
y esa fuerza volcánica de su mirar.

Señora de las cuatro décadas,
permítame descubrir,
que hay detrás de esos hilos de plata,
y esa grasa abdominal,
que los aeróbicos no saben quitar.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor,
porque nótelo usted,
al hacer el amor,
siente las mismas cosquillas,
que sintió hace mucho más de veinte,

Nótelo así de repente,
es usted amalgama perfecta,
entre experiencia y juventud.

Señora de las cuatro décadas,
usted no necesita enseñar,
su figura detrás de un escote,
su talento está en manejar,
con más cuidado el arte de amar.

Señora de las cuatro décadas,
no insista en regresar a los 30,
con sus 40 y tantos encima,
deja huellas por donde camina,
que la hacen dueña de cualquier lugar.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor,
porque nótelo usted,
al hacer el amor,
siente las mismas cosquillas,
que sintió hace mucho más de veinte,

Nótelo así de repente,
es usted amalgama perfecta,
entre experiencia y juventud.

Como sueño con usted señora,
imagínese,
que no hablo de otra cosa que no sea de usted,
qué es lo que tengo que hacer señora,
para ver si se enamora,
de este 10 años menor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora.

Ricardo Arjona - Historia (en vivo)

Ahorrábamos toda la semana para ir al cine,
el regalo de cumpleaños siempre era un chocolate,
éramos mitad valientes mitad inocentes,
éramos hombre y mujer mitad adolescentes,
éramos.

Conforme fue pasando el tiempo arrugábamos sábanas,
y una de tantas veces te me hiciste mujer,
éramos todo aquello que se puede soñar,
éramos todo aquello que es tan difícil lograr,
éramos.

Y como duele pensar,
que todo lo que construimos no es mas que una simple y maldita..

Historia, historia…
Tan añeja como el vino del abuelo,
tan absurda como un árbol sin suelo.

Historia, historia…
Como Colón y sus tres carabelas,
como cualquier historia de escuela,
lo nuestro es, ayer.

Hoy se me pasa la vida encendiendo cigarros,
preguntándome a diario si serás feliz,
hoy tomo clases de piano y de saxofón,
dicen que es buena medicina para el corazón.

Pero no, y es que duele pensar,
que todo lo que construimos no es mas que una simple y maldita…

Historia, historia…
Tan añeja como el vino del abuelo,
tan absurda como un árbol sin suelo.

Historia, historia…
Como Colón y sus tres carabelas,
como cualquier historia de escuela,
lo nuestro es, ayer.

Como explicarle al presente,
que es por culpa del pasado,
que algo tan bello no fue mas que una maldita…

Historia, historia…
Tan añeja como el vino del abuelo,
tan absurda como un árbol sin suelo.

Historia, historia…
Como Colón y sus tres carabelas,
como cualquier historia de escuela,
lo nuestro es, ayer.

Ricardo Arjona - Si el norte fuera el sur (en vivo)

El norte y sus Mcdonald’s, basketball y rock’n roll,
sus topless sus madonas y el abdomen de Stallone,
intelectuales del bronceado, eruditos del supermercado,
tienen todo pero nada lo han pagado.

Con 18 eres un niño para un trago en algún bar,
pero ya eres todo un hombre pa’ la guerra y pa’ matar,
viva Vietnam y que viva Forrest Gump,
viva Wall Street y que viva Donald Trump,
viva el Seven Eleven.

Polvean su nariz y usan jeringa en los bolsillos,
viajan con marihuana para entender la situación,
de este juez del planeta que lanza una invitación,
córtaselo a tu marido y ganaras reputación.

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera,
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera,
y si la deuda externa nos robó la primavera,
al diablo la geografía se acabaron las fronteras.

Si el norte fuera el sur,
serían los sioux los marginados,
ser moreno y chaparrito seria el look más cotizado,
Marcos seria el Rambo mexicano,
y Cindy Crawford la Menchú de mis paisanos,
Reagan seria Somoza,
Fidel sería un atleta corriendo bolsas por Wall Street,
y el Che haría hamburguesas al estilo double meat,
los Yankees de mojados a Tijuana,
y las balsas de Miami a la Habana, si el norte fuera el sur.

Seriamos igual o tal vez un poco peor,
con las Malvinas por Groenlandia,
y en Guatemala un Disney Landia,
y un Simón Bolívar rompiendo su secreto,
ahí les va el 187, fuera los Yankees por decreto.

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera,
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera,
y si la deuda externa nos robó la primavera,
al diablo la geografía se acabaron las fronteras.

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera,
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera,
y si la deuda externa nos robó la primavera,
al diablo la geografía se acabaron las fronteras.

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera,
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera,
y si la deuda externa nos robó la primavera,
al diablo la geografía se acabaron las fronteras.

Si el norte fuera el sur, sería la misma porquería,
yo cantaría un rap y esta canción no existiría.

Ricardo Arjona - Realmente no estoy tan solo (en vivo)

Me tomo un café con tu ausencia,
y le enciendo un cigarro a la nostalgia,
le doy un beso en el cuello,
a tu espacio vacío.

Me juego un ajedrez con tu historia,
y le acaricio la espalda a la memoria,
seduciendo al par de zapatos azules,
que olvidaste,
y charlo de política,
con tu cepillo de dientes,
con visión tan analítica,
como cuando te arrepientes.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si aún te encuentro cocinando,
algún recuerdo en la cocina,
o en la sombra que dibuja la cortina.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si uno no está donde el cuerpo,
sino donde más lo extrañan,
y aquí se te extraña tanto.

Tú sigues aquí,
sin ti,
conmigo,
quién está contigo,
si ni siquiera estás tú.

Platico con tus medias de seda,
y le preparo un croissant al recuerdo,
mientras le rasco una rodilla,
a esta vida sin vida,
le canto una canción a la nada,
y me burlo de la melancolía,
mientras le subo el cierre,
a la falda de las ganas.

Sintiendo tantas cosas,
realmente no estoy tan solo,
sola tú que estás conmigo,
y no te fuiste contigo.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si aún te encuentro cocinando,
algún recuerdo en la cocina,
o en la sombra que dibuja la cortina.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si cargaste con el cuerpo,
pero no con el recuerdo,
y el recuerdo está conmigo.

Tú sigues aquí,
sin ti,
conmigo,
quién está contigo,
si ni siquiera estás tú.

Ricardo Arjona - Se nos muere el amor (en vivo)

Se nos muere el amor,
tiene fiebre de frío,
se nos cayó de la cama,
cuando lo empujó el hastío.

Y está enfermo de muerte,
el mismo que era tan fuerte,
tiene anemia de besos,
tiene cáncer de olvido,
y por si fuera poco,
tiene ganas de morir.

Se nos muere el amor,
se nos mueren las ganas,
las vemos agonizar,
convulsionando entre las sábanas,
y no existe un vino tinto,
que nos reviva el instinto.

Se nos muere la magia, la pasión, la locura.
Ay amor traicionero, viniste pa’ jorobarnos.
Yo sobrevivía sin ella, y ella era feliz sin mí.

Ay amor con el tiempo te nos has oxidado,
ay amor susceptible,
ay amor delicado.

Ay amor no te mueras,
o muérete de un trancazo,
que no hay peor agonía,
que la que es de paso en paso.

Si todo era tan bello dime amor que nos pasa,
hoy ya no somos ni amigos,
no cabemos en casa,
ay amor tan implacable,
quítame solo una duda,
si eres tu el que te mueres,
o soy yo el que te mato.

Ricardo Arjona - Quién diría (en vivo)

Quién diría que el mink y la mezclilla,
podrían fundirse un día, quien diría,
tu caviar y yo tortilla, quien diría,
parece que el amor no entiende de plusvalías.

Dice la gente que tú y yo no hacemos compañía,
por ser agua y aceite que ironía,
si fuésemos iguales que apatía,
no tendríamos de que hablar cada siguiente día.

Quién diría, quién diría que son años,
los que ya llevamos juntos de la mano,
quién diría, quién diría que lo importante,
es aceptarte y que me aceptes como humano.

Sí que te amo y que me ames es una ironía,
que bendición la mía,
despertar junto a ti cada día.