ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVWXYZ#

Ricardo Arjona - Tocando fondo

Pegué tu foto en el ropero,
para sentir que estás aquí,
yo me instalé en el mes de enero,
afuera creo que es abril.

Me importa un bledo el noticiero,
total jamás hablan de mí,
hice un país de este agujero,
desde que tú no estás aquí.

Este es el himno nacional,
y por bandera tengo tu tanga café,
confieso que la paso mal,
y no sé como puedo mantenerme en pié.

Y sigo aquí tocando fondo,
descubriendo todo lo que nos faltó,
echándome la culpa en todo,
derritiendo el poco aire que me quedó.

Y sigo aquí tocando fondo,
desde mi país que es este quinto piso,
desde tu exilio voluntario,
la nostalgia sigue de primer ministro.

Todo está intacto en mi país,
tal cual como lo abandonaste,
las flores de papel tapiz,
la copia del Dalí que olvidaste.

Demás está decir “te extraño”,
y el resto de cursilerías,
no insistas en lo que hace daño,
es otra frase de tu autoría.

Y aunque he pagado los impuestos,
de esta bancarrota que es vivir sin ti,
ya no me queda presupuesto,
para otro invierno sin que estés aquí.

Y sigo aquí tocando fondo,
descubriendo todo lo que nos faltó,
echándome la culpa en todo,
derritiendo el poco aire que me quedó.

Y sigo aquí tocando fondo,
desde mi país que es este quinto piso,
desde tu exilio voluntario,
la nostalgia sigue de primer ministro.

Y sigo aquí tocando fondo,
descubriendo todo lo que nos faltó,
echándome la culpa en todo,
derritiendo el poco aire que me quedó.

Y sigo aquí tocando fondo,
desde mi país que es este quinto piso,
desde tu exilio voluntario,
la nostalgia sigue de primer ministro.

Ricardo Arjona - Como duele

Te conseguí la luz del sol a medianoche,
y el número después del infinito,
instalé la osa mayor en tu diadema,
y tú seguías ahí como si nada.

Endulcé el agua del mar para tu sed,
te alquilé un cuarto menguante de la luna,
y como buen perdedor busqué en la cama,
las cosas que el amor no resolvía.

Y cómo duele, que estés tan lejos,
durmiendo aquí en la misma cama,
cómo duele, tanta distancia,
aunque te escucho respirar,
estás a cientos de kilómetros.

Y duele quererte tanto,
fingir que todo está perfecto,
mientras duele, gastar la vida,
tratando de localizar lo que hace tiempo se perdió…

Acabé con los jardines por tus flores,
inventé la alquimia contra la utopía,
y he llegado a confundir con la ternura,
la lástima con que a veces me miras.

Que triste es asumir el sufrimiento,
patético es creer que una mentira,
convoque a los duendes del milagro,
que te hagan despertar enamorada.

Y cómo duele, que estés tan lejos,
durmiendo aquí en la misma cama,
cómo duele, tanta distancia,
aunque te escucho respirar,
estás a cientos de kilómetros.

Y duele quererte tanto,
fingir que todo está perfecto,
mientras duele, gastar la vida,
tratando de localizar lo que hace tiempo se perdió…

Por qué nos duele tanta distancia,
fingir que todo está perfecto,
mientras sientes que te duele,
gastar la vida, durmiendo aquí en la misma cama,
como duele.

Ricardo Arjona - Ella

Ella ya hizo todo lo que es bueno,
estudió para galeno,
se cuidó del qué dirán.

Cumplió con su papá,
poniendo freno al peligro del veneno,
de toparse algún don Juán.

Ella quiere besos en la esquina,
sexo en la cocina,
gimnasia en el sillón.

Treparse como Jane de las cortinas,
desnudarse en la oficina,
bailar en el colchón.

Y celebrar que está viva,
explotando en libertad,
para sanar las heridas,
con pura electricidad,
con pura electricidad.

Ella quiere viajes con mochila,
vestirse de asesina,
besar a un picaflor.

Sangrar con esas flores con espina,
celebrar la indisciplina,
con un grito alentador.

Y celebrar que está viva,
explotando en libertad,
para sanar las heridas,
con pura electricidad,
con pura electricidad.

Y recordar que la vida,
es solo una no hay dos,
al cuerpo lo que le pida,
y al qué dirán un adiós.

Y celebrar que está viva,
explotando en libertad,
para sanar las heridas,
con pura electricidad.

Y celebrar que está viva,
explotando en libertad,
para sanar las heridas,
con pura electricidad,
con pura electricidad.

Ricardo Arjona Ella
Circo Soledad

Ricardo Arjona - No me importa nada

En esta noche no me importa nada…

Más cerrado, que el culo de un muñeco,
estaba el bar de Pedro y el chaleco valentón,
propuse ir pa’ la casa,
condición a las 12 calabaza,
vino el barrio, Martin, Melchor, Tania y la Juliana,
José Luis, Humberto, Sandra y la Mariana.

Cada quien un pomo y muchas ganas,
y no faltó quien dijo que,
invitó a la miss Tijuana.

Fue más largo que un pedo de culebra,
conseguirnos un mariachi en la minerva,
vino Juan taquero de la esquina volován,
con cuatro de sus primas,
una actriz fresa y cacariza,
un productor disque de Televisa,
Juan Gabriel en mangas de camisa,
un senador futuro presidente,
conservador pero tan delincuente,
como el matraca.

Sólo falta que cruce el Zaguán,
Mister Bush y algún talibán.

Pero esta noche no me importa nada,
no me importa nada.

Si invaden Japón,
o se rinden en la Habana,
si eres mormón,
o vas a la musulmana,
si vienes de luto,
o eres medio P…

Porque esta noche no me importa nada.

Bienvenidos,
si pasen adelante,
decía un tipo que no había visto antes,
Kamikazes reyes del alboroto,
paparazzis con lentes telefoto,
policías (oríllense a la orilla),
copradias de chicas maravillas,
merengueros, yacistas, usureros, rusas, masajistas.

Y mientras yo seguía siendo el rey,
un tipo gritó ahí viene la ley,
y calabaza.

Fui a parar a la delegación,
y allá dentro siguió el reventón.

Porque esta noche no me importa nada,
no me importa nada.

Si invaden Japón,
o se rinden en la Habana,
si eres mormón,
o vas a la musulmana,
si vienes de luto,
o eres medio P….

Porque esta noche no me importa nada,
no me importa nada.

Si invaden Japón,
o se rinden en la Habana,
si eres mormón,
o vas a la musulmana,
si vienes de luto,
o eres medio P…

Porque esta noche no me importa nada.

Porque esta noche no me importa nada.

Más cansado que el plomero del Titanic,
edecanes, modelos de revistas, sementales, guaruras, artistas.

Porque esta noche no me importa nada.

El niño llorón y lo pellizcan,
era manco y le apodaban pulpo.

Porque esta noche no me importa nada.

La comadre se puso algo coqueta y mi compadre (le quitó la chaqueta).

Porque esta noche no me importa nada.

Estaban todos y nadie fue invitado.

Porque esta noche no me importa nada.

Ricardo Arjona - Pinguinos en la cama (versión con piano y cuerdas)

Vamos aclarando este asuntico,
ni tú estás pa’ policía,
ni yo para andar huyendo.

Vamos aclarando y te repito,
que no tengo todo el día,
para seguir discutiendo.

Si esto fuera una olimpiada,
romperías todos los records,
de arruinarnos el momento.

Vamos aclarando este pendiente,
yo no soy tu propiedad,
y me harté de hacerme el mudo.

Quítate el complejo de teniente,
que el amor sin libertad,
dura lo que un estornudo.

Son iguales los defectos,
que hoy me tiras en la cara,
y al principio eran perfectos.

Vamos aclarando el panorama,
que hay pingüinos en la cama,
por el hielo que provocas,
si hace más de un mes que no me tocas,
ni te dejas sobornar por ese beso escurridizo,
que busca el cielo y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama yo no estoy pa’ crucigramas,
ni tú para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe,
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
yo busco un sueño y tú un testigo.

Siempre con la misma cantaleta,
me voy para no volver,
tengo listo el equipaje,
llenas y vacías la maleta,
cómo puedes pretender que me coma ese chantaje.

Tienes cero en actuación,
diez en manipulación,
y una beca en el psiquiatra.

Vamos aclarando el panorama,
que hay pingüinos en la cama,
por el hielo que provocas,
si hace más de un mes que no me tocas,
ni te dejas sobornar por ese beso escurridizo,
que busca el cielo y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama yo no estoy pa’ crucigramas,
ni tú para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe,
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
yo busco un sueño y tú un testigo.

Con la dosis justa de cinismo preguntas que harías sin mí,
si ya no vuelves a verme,
para ser sincero haría lo mismo,
solo que si estoy sin ti lo haría sin esconderme,
lo haría sin esconderme.

Ricardo Arjona - No te cambio por nada

Debe ser la locura de este amor imprudente,
que me ata sin cura a tu falda inocente,
que me mantiene a oscuras el delirio inminente,
de cambiar tu figura por otra diferente.

Me amarré a tu cintura y aunque hable la gente,
no te cambio por nada.

Si conozco un buen día una dama exquisita,
frenaré la osadía de ofrecerle una cita,
si cabalgo el tranvía de esta vida finita,
no comparto mi almohada,
aunque nada me quita,
tengo el alma adiestrada,
y aunque el ego me invita,
no te cambio por nada.

No, no, no, no te cambio por nada,
ni por un viaje a Fiyi con La Venus de Milo,
ni la Britney o Madonna me harán cambiar de estilo,
no te cambio por nada,
no te cambio por nada.

Nunca falta una amiga con su historia serpiente,
para vender intrigas necesitas un cliente,
si te clava una duda y soy yo el penitente,
si mi verdad se hace muda y le crees a la gente,
ni la biblia te ayuda si no tienes presente,
que no te cambio por nada.

No, no, no, no te cambio por nada,
ni por un viaje a Fiyi con La Venus de Milo,
ni la Britney o Madonna me harán cambiar de estilo,
no te cambio por nada,
no te cambio por nada.

Ni por un piso en la luna,
ni los tesoros de Suiza,
ni por un baño de espuma con la Garbo,
Marilyn o Mona Lisa.

No, no, no, no te cambio por nada,
ni por un viaje a Fiyi con La Venus de Milo,
ni la Britney o Madonna me harán cambiar de estilo,
no te cambio por nada.

No, no, no, no, te cambio por nada,
ni por la antología de mis peores pecados,
ni por la fantasía de un harem cotizado,
no te cambio por nada,
por nada.

Ricardo Arjona - Iluso

Era un jueves gris, llovía,
pídeme un remís, decía,
en el lobby de un hotel barato,
viene de rentar su piel un rato,
con la algarabía de deber cumplido.

Acrobacias del placer fingido,
un orgasmo de alquiler con ruidos,
pone boca en su carmín escaso,
arañando el adoquín sus pasos,
quién tiene algo para la nariz pregunta.

Podría ser de utilidad un pañuelo,
disfracé de ingenuidad mi anzuelo,
algo para no dormir idiota,
si me das podrías pedir mi ropa,
dónde encuentro nieve pa’l desvelo ahora,
creo que 100 podría ajustar te animas,
mi depa está al cruzar la esquina,
estoy solo como tú fulana,
te invito a estrenar la luz mañana,
no te quiero pa’ desarreglar la cama.

No es lo que haces con tu boca mi muñeca rota lo que solicito,
te puedes dejar la ropa mi muñeca rota no la necesito,
no es mojar la calentura hurgar en tu cintura lo que ando buscando,
es un poco de ternura para ver si cura lo que estoy pasando,
dijo sí sin sonreír, camina.

Dime si el sexo sin placer te enciende,
solo si el cliente es mujer me entiendes,
disimulando argumenté está claro,
no te creas que me parece raro,
cada quien su gusto y su pasión le dije,
te podría sujetar la mano,
dame 100 para empezar y hablamos,
los busqué en mi pantalón y nada,
fui debajo del colchón y estaban,
se los di como quien compra un par de alas.

No es lo que haces con tu boca mi muñeca rota lo que solicito,
te puedes dejar la ropa mi muñeca rota no la necesito,
no es mojar la calentura hurgar en tu cintura lo que ando buscando,
es un poco de ternura para ver si cura lo q estoy pasando,
miro el buró y sin sonreír, momento.

Si es tu ex la del buró no hay trato,
con su mano señaló el retrato,
la conoces pregunté, confuso
fue por mi quien te dejó,
Iluso.

Ricardo Arjona - Pinguinos en la cama

Vamos aclarando este asuntico,
ni tú estás pa’ policía,
ni yo para andar huyendo.

Vamos aclarando y te repito,
que no tengo todo el día,
para seguir discutiendo.

Si esto fuera una olimpiada,
romperías todos los records,
de arruinarnos el momento.

Vamos aclarando este pendiente,
yo no soy tu propiedad,
y me harté de hacerme el mudo.

Quítate el complejo de teniente,
que el amor sin libertad,
dura lo que un estornudo.

Son iguales los defectos,
que hoy me tiras en la cara,
y al principio eran perfectos.

Vamos aclarando el panorama,
que hay pingüinos en la cama,
por el hielo que provocas,
si hace más de un mes que no me tocas,
ni te dejas sobornar por ese beso escurridizo,
que busca el cielo y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama yo no estoy pa’ crucigramas,
ni tú para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe,
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
yo busco un sueño y tú un testigo.

Siempre con la misma cantaleta,
me voy para no volver,
tengo listo el equipaje,
llenas y vacías la maleta,
cómo puedes pretender que me coma ese chantaje.

Tienes cero en actuación,
diez en manipulación,
y una beca en el psiquiatra.

Vamos aclarando el panorama,
que hay pingüinos en la cama,
por el hielo que provocas,
si hace más de un mes que no me tocas,
ni te dejas sobornar por ese beso escurridizo,
que busca el cielo y encuentra el piso.

Vamos aclarando el panorama yo no estoy pa’ crucigramas,
ni tú para masoquista,
ya no sueñas viajes al caribe,
por tu rol de detective y mi papel del fugitivo,
yo busco un sueño y tú un testigo.

Con la dosis justa de cinismo preguntas que harías sin mí,
si ya no vuelves a verme,
para ser sincero haría lo mismo,
solo que si estoy sin ti lo haría sin esconderme,
lo haría sin esconderme.

Ricardo Arjona - De vez en mes

De vez en mes te haces artista,
dejando un cuadro impresionista,
debajo del edredón.

De vez en mes con tu acuarela,
pintas jirones de ciruelas,
que van a dar hasta el colchón.

De vez en mes un detergente,
se roba el arte intermitente,
de tu vientre y su creación.

Si es natural cuando eres dama,
que pintes rosas en la cama,
una vez de vez en mes.

De vez en mes,
una cigüeña se suicida,
y ahí estas tú tan deprimida,
buscándole una explicación.

De vez en mes,
el cielo te roba el milagro,
el tiempo te hace un calendario,
de una vez de vez en mes.

De vez en mes,
tú me propones huelga de hambre,
yo algo de imaginación.

De vez en mes la luna nueva,
viene a quitar lo que renueva,
y a colocar otra ilusión.

De vez en mes soy invisible,
para intentar en lo posible,
no promover tu mal humor.

De vez en mes no hay quien te aguante,
y es tu pecado estar distante,
y otro peor quedarme ahí.

Y aunque hay receso obligatorio,
y el cielo se hace un purgatorio,
te amo más de vez en mes.

De vez en mes,
una cigüeña se suicida,
y ahí estas tú tan deprimida,
buscándole una explicación.

De vez en mes,
el cielo te roba el milagro,
el tiempo te hace un calendario,
de una vez de vez en mes.

De vez en mes,
tú me propones,
huelga de hambre,
yo algo de imaginación.

De vez en mes,
tu vientre ensaya para cuna,
tu humor depende de la luna,
yo te quiero un poco más.

De vez en mes,
a ti te da por tomar siestas,
a tus hormonas por las fiestas,
y el culpable siempre yo.

De vez en mes,
no hay más reloj que el de tu cuerpo,
no hay más luz que la que das,
de vez en mes.

Ricardo Arjona - Pa’ que

La cama está que extraña el movimiento,
tu ropa extraña el aire que le quitas,
y como un batallón en huelga de futuros,
se asoman tus zapatos por el closet.

La casa está con ganas de clonarte,
y el cuadro en la pared esta aburrido,
y es que hasta tu enemiga la cocina,
extraña aquellos guisos que no hacías.

Y no se hable del reloj que haraganea,
haciendo de un instante una odisea.

Y pa’ qué te hablo de mi si está demás,
pa’ qué la verborragia cursi y necia,
pa’ qué decirte que el peor es quien te habla,
pa’ qué decirte que hoy que ya no estás,
la casa se derrumba en mi cabeza,
y la puerta se abre sola por si vuelves.

El sillón aún guarda huellas de tus curvas,
y el piso no es el mismo sin tus pasos,
y el sol ya ni se asoma en la ventana,
sabiendo que no estás para observarlo.

Y no se hable de tu olor que flota inerte,
o del espejo que se inclina para verte.

Y pa’ qué te hablo de mi si está demás,
pa’ qué la verborragia cursi y necia,
pa’ qué decirte que el peor es quien te habla,
pa’ qué decirte que hoy que ya no estás,
la casa se derrumba en mi cabeza,
y la puerta se abre sola por si vuelves.

Ricardo Arjona - Bar

Olor a nicotina mesas cojas,
comandas de tequilas luces rojas,
tertulias que se olvidan cuando llega.
la maldita resaca.

Meseras con billetes en la blusa,
trincheras de una luz semidifusa,
que les quita la cara,
a los que esconden secretos personales.

El bar es un hotel de medio pelo,
que le cura el desconsuelo,
a los que no saben qué hacer con el desvelo,
como yo.

Papeles por debajo de la mesa,
cocteles que te alivian la tristeza,
canciones como dagas en el pecho,
de la melancolía.

Historias que no van a ningún lado,
glorias de un pasado tan pasado,
y mis sueños merodeando suicidados,
en la vieja tarima.

Yo llevo aquí metido media vida,
y sigo solo y sin salida,
recordando todas las putas noches.

y ahí se sentaba ella,
y ahí se enamoró de mí,
ahí mientras cantaba,
pintaba en servilletas mensajes subversivos,
mientras se la sujetaba.

Ahí se sentaba ella,
ahí se enamoró de mí,
ahí en esa silla ella,
un día se aburrió de mí.

Dolores se llamaba que ironía,
dolores no buscaba compañía,
que le duraran más que el after show,
y el sudor del camerino.

Se unió a los delirios del trasnoche,
se alió a los colirios y al derroche,
y yo que bauticé de amor,
lo que era compañía.

Jamás vimos la luna porque el bar,
jamás nos hizo recordar,
que afuera el mundo continuaba sin nosotros.

Porque ahí se sentaba ella,
ahí se enamoró de mí,
ahí mientras cantaba,
pintaba en servilletas mensajes subversivos,
mientras se la sujetaba.

Ahí se sentaba ella,
ahí se enamoró de mí,
ahí en esa silla ella,
un día se aburrió de mí.

Se me acabó el carisma si me vieras,
mi voz ya no es la misma si me oyeras,
la noche es una puta divertida,
pero cobra factura.

Me fumo otro cigarro y la mañana,
me opaca como barro en la ventana,
y vuelvo como siempre a recordar.

Que ahí se sentaba ella,
que ahí se enamoró de mí,
ahí en esa silla ella,
un día se aburrió de mí.

Un jueves decidió no regresar,
y no existe noche en este bar,
que yo no cante canción,
por si regresa.

Ricardo Arjona - Ya no me acuerdo de mí

Ya no me acuerdo de mí,
ya no me acuerdo de nada,
ya no se bien lo que fui,
si Hare Krishna o si Lama.

Mi dirección es aquí,
mi apartamento tu cama,
ya no me mires así que tengo el alma gitana,
y en este Alzheimer feliz tus ojos son mis ventanas.

Amor como el que me das desmemoriza a cualquiera,
me acuerdo cuando te vas y se me olvida si llegas,
solo me importa si estás,
no sé si hay sol o si nieva,
mi nombre es el que querrás,
mi patria es la que prefieras,
si en este Alzheimer feliz tu brasier es mi bandera.

Ya no me acuerdo de nada,
si sufrí si lloré,
si te salvé o me salvaste,
si es un mal o es un milagro,
ya no me acuerdo de nada.

Ya no me acuerdo de nada,
si perdí o si gané,
si fue real o si soñé,
si estuve al borde del delirio,
ya no me acuerdo de nada,
de nada.

Ya no me acuerdo de nada.

Me cuentan que un día viví entre las sombras y el miedo,
fui amante de un maniquí de corazón usurero,
me cuentan que el que yo fui perdía llegando primero,
hoy solo sé que es por ti que recordarme no puedo,
y en este Alzheimer feliz te quiero porque te quiero.

Ya no me acuerdo de nada,
si sufrí si lloré,
si te salvé o me salvaste,
si es un mal o es un milagro,
ya no me acuerdo de nada.

Ya no me acuerdo de nada,
si perdí o si gané,
si fue real o si soñé,
si estuve al borde del delirio,
ya no me acuerdo de nada,
de nada.

Ya no me acuerdo de nada.

Ya no me acuerdo de nada,
si sufrí si lloré,
si te salvé o me salvaste,
si es un mal o es un milagro,
ya no me acuerdo de nada,
de nada.

Ricardo Arjona - Laura (El tren del purgatorio)

Que te han visto arañar,
banquetas con tus tacones de ajuga,
que no sales del bar,
que vives entre burbujas.

Que te sangra la nariz,
que la bulimia hoy es tu gerente,
que ya no existe barniz,
para tu blanco casi transparente.

Que te inyectas la soledad,
y le echas polvo a la rutina,
éxtasis de felicidad,
y colirio a las retinas.

Dijeron que andas por ahí,
luciendo marcas en tus antebrazos,
que nadie quiere ya saber de ti,
y las pasarelas no han visto tus pasos,
que la autoestima se te fue a París,
y la debacles se mudó a tu casa.

Laura,
modelo de pasarela,
te acuerdas de mí,
Laura,
tu primer novio en la escuela,
ayer en un sueño vi,
que en el andén,
del tren del purgatorio,
preguntan quién,
quiere alquilarse un dormitorio,
en el vagón de la clase ejecutiva,
donde Dios, el diablo y sus mortajas juegan los dos,
tu futuro a las barajas.

Si te acuerdas de mi soy el mismo al que te adoraba,
si te acuerdas de ti no cuelgues esta llamada,
entérate que sigo aquí congelándome en el tiempo,
esperando a que digas si,
para ir hasta tu encuentro.

Laura,
modelo de pasarela,
te acuerdas de mí,
Laura,
tu primer novio en la escuela,
ayer en un sueño vi,
que en el andén,
del tren del purgatorio,
preguntan quién,
quiere alquilarse un dormitorio,
en el vagón de la clase ejecutiva,
donde Dios, el diablo y sus mortajas juegan los dos,
tu futuro a las barajas.

Si te acuerdas de mi soy el mismo al que te adoraba,
si te acuerdas de ti no cuelgues esta llamada.

Ricardo Arjona - A ti

A ti te estoy hablando a ti,
a ti la que no escucha,
a ti que con lo que te sobra,
me darías la luz para encender los días.

A ti que juegas a ganarme,
cuando sabes bien que lo he perdido todo,
a ti te estoy hablando a ti,
aunque te importe poco lo que estoy diciendo.

A ti te estoy hablando a ti,
aunque es perder el tiempo,
a ti que te paso tan lejos,
el rigor del llanto y la melancolía,
si nunca dije la verdad,
fue porque la verdad siempre fue una mentira,
a ti te estoy hablando a ti,
aunque te valga madre lo que estoy diciendo.

A ti que te faltó el valor para pelear por ti,
a ti que te consuelas con cubrirte de Channel,
las huellas de mis besos,
a ti ya no te queda nada,
a ti ya no te queda nada,
nada.

A ti que por despecho estás pensando con los pies,
a ti que me dejaste solo incluso cuando estabas en mi compañía,
a ti ya no te queda nada,
a ti ya no te queda nada,
nada.

A ti te estoy hablando a ti,
tan sorda y resignada,
a ti que duermes con tu orgullo,
y te dejas tocar por tu rencor barato.

A ti que te gusta ir de mártir,
repartiendo culpas que son solo tuyas,
a ti te estoy hablando a ti,
porque no hay nadie más que entienda lo que digo.

A ti que te faltó el valor para pelear por ti,
a ti que te consuelas con cubrirte de Channel,
las huellas de mis besos,
a ti ya no te queda nada,
a ti ya no te queda nada,
nada.

A ti que por despecho estás pensando con los pies,
a ti que me dejaste solo incluso cuando estabas en mi compañía,
a ti ya no te queda nada,
Y a mí me queda por lo menos,
éste síndrome incurable de quererte tanto,
a ti ya no te queda nada.

A ti que te faltó el valor para pelear por ti,
a ti que te consuelas con cubrirte de Channel,
las huellas de mis besos,
a ti ya no te queda nada,
a ti ya no te queda nada,
nada.

Ricardo Arjona - Acompáñame a estar solo

Acompáñame a estar solo,
a purgarme los fantasmas,
a meternos en la cama sin tocarnos,
acompáñame al misterio,
de no hacernos compañía,
a dormir sin pretender que pase nada,
acompáñame a estar solo.

Acompáñame al silencio,
de charlar sin las palabras,
a saber que estás ahí y yo a tu lado,
acompáñame a lo absurdo,
de abrazarnos sin contacto.

Tú en tu sitio yo en el mío,
como un ángel de la guarda,
acompáñame a estar solo.

Acompáñame,
a decir sin las palabras,
lo bendito que es tenerte y serte infiel solo con esta soledad.

Acompáñame,
a quererte sin decirlo,
a tocarte sin rozar ni el reflejo de tu piel a contraluz,
a pensar en mí para vivir por ti,
acompáñame a estar solo.

Acompáñame a estar solo,
para calibrar mis miedos,
para envenenar de a poco mis recuerdos,
para quererme un poquito,
y así quererte como quiero,
para desintoxicarme del pasado,
acompáñame a estar solo.

Acompáñame,
a decir sin las palabras,
lo bendito que es tenerte y serte infiel solo con esta soledad.

Acompáñame,
a quererte sin decirlo,
a tocarte sin rozar ni el reflejo de tu piel a contraluz,
a pensar en mí para vivir por ti,
acompáñame a estar solo.

Y si se apagan las luces,
y si se enciende el infierno,
y si me siento perdido,
sé que tú estarás conmigo,
con un beso de rescate,
acompáñame a estar solo.

Acompáñame,
a decir sin las palabras,
lo bendito que es tenerte y serte infiel por esta vez.

Acompáñame,
a quererte sin decirlo,
a tocarte sin rozar ni el reflejo de tu piel a contraluz,
a pensar en mí para vivir por ti,
por esta vez,
acompáñame a estar solo.

Ricardo Arjona - Para bien o para mal

Con mi amor y tus recesos,
tus delirios y accidentes,
tu dolor y mis tropiezos,
tus colirios,
mis pendientes.

Con tu falda arremangada,
con mi angustia recurrente,
con tu espalda en tres almohadas,
y mi astucia haciendo un puente.

Tu pezón amenazando,
y mi boca haciendo fiesta,
un colchón de contrabando,
y la ropa haciendo siesta.

Mi almidón y tu eficacia,
tu chantaje y mi venganza,
mi sillón y tu acrobacia,
mi equipaje y tu esperanza.

Para bien o para mal ya se escribió,
para bien o para mal ya se archivó,
para bien o para mal se nos fugó,
con tu historia y mis antojos,
con tu llave y mis cerrojos,
para bien o para mal,
se terminó.

Con tu amor tan disfrazado,
mis mentiras,
tus inventos,
con tu odio enamorado,
y el reloj matando el tiempo.

La pasión en decadencia,
la emoción en bancarrota,
sufrirá la descendencia,
las infamias de tu boca.

para bien o para mal ya se escribió,
para bien o para mal ya se archivó,
para bien o para mal se nos fugó,
para bien o para mal ya se escribió,
para bien o para mal ya se archivó,
con tu historia y mis antojos,
con tu llave y mis cerrojos,
para bien o para mal,
se terminó… se terminó.

Para bien o para mal…

Para bien o para mal ya se escribió,
con tu historia y mis antojos,
con tu llave y mis cerrojos,
se terminó.

Ricardo Arjona - La mujer que no soñé (Soledad)

La de lentes, la pasada de moda,
la aburrida, la intelectual,
la que prefiere una biblioteca a una discoteca,
es con la que vivo yo.
La que todos tachan de fea,
y en el bus nadie le cede el lugar,
la que es más que una presea para enseñar,
jamás será modelo de televisión,
porque aún no hacen anuncios para el corazón.

Me gusta porque es auténtica y vive sin recetas,
de esas que tratan de vestir al amor de etiqueta,
he venido a parar con la mujer que no soñé jamás,
pero también jamás… fui tan feliz.

La que ya ni se pinta la boca,
defraudada de coquetear,
la que es más que una aguja para enhebrar,
el afrodisíaco más cumplidor
no es la apariencia, sino el amor.

Me gusta porque es auténtica y vive sin recetas,
de esas que tratan de vestir al amor de etiqueta,
he venido a parar con la mujer que no soñé jamás,
pero también jamás… no es una estrella fugaz.

Me gusta porque es auténtica y vive sin recetas,
de esas que tratan de vestir al amor de etiqueta,
he venido a parar con la mujer que no soñé jamás,
pero también jamás… fui tan feliz.

Ricardo Arjona - Señora de las cuatro décadas (Soledad)

Señora de las cuatro décadas,
y pisadas de fuego al andar,
su figura ya no es la de los quince,
pero el tiempo no sabe marchitar,
ese toque sensual,
y esa fuerza volcánica de su mirar.
Señora de las cuatro décadas,
permítame descubrir,
que hay detrás de esos hilos de plata,
y esa grasa abdominal,
que los aeróbicos no saben quitar.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor,
porque nótelo usted,
al hacer el amor,
siente las mismas cosquillas,
que sintió hace mucho más de veinte,

Nótelo así de repente,
es usted amalgama perfecta,
entre experiencia y juventud.

Señora de las cuatro décadas,
usted no necesita enseñar,
su figura detrás de un escote,
su talento está en manejar,
con más cuidado el arte de amar.

Señora de las cuatro décadas,
no insista en regresar a los 30,
con sus 40 y tantos encima,
deja huellas por donde camina,
que la hacen dueña de cualquier lugar.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor,
porque nótelo usted,
al hacer el amor,
siente las mismas cosquillas,
que sintió hace mucho más de veinte,

Nótelo así de repente,
es usted amalgama perfecta,
entre experiencia y juventud.

Como sueño con usted señora,
imagínese,
que no hablo de otra cosa que no sea de usted,
qué es lo que tengo que hacer señora,
para ver si se enamora,
de este 10 años menor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora,
no le quite años a su vida,
póngale vida a los años que es mejor.

Señora.

Ricardo Arjona - Realmente no estoy tan solo (Soledad)

Me tomo un café con tu ausencia,
y le enciendo un cigarro a la nostalgia,
le doy un beso en el cuello,
a tu espacio vacío.
Me juego un ajedrez con tu historia,
y le acaricio la espalda a la memoria,
seduciendo al par de zapatos azules,
que olvidaste,
y charlo de política,
con tu cepillo de dientes,
con visión tan analítica,
como cuando te arrepientes.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si aún te encuentro cocinando,
algún recuerdo en la cocina,
o en la sombra que dibuja la cortina.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si uno no está donde el cuerpo,
sino donde más lo extrañan,
y aquí se te extraña tanto.

Tú sigues aquí,
sin ti,
conmigo,
quién está contigo,
si ni siquiera estás tú.

Platico con tus medias de seda,
y le preparo un croissant al recuerdo,
mientras le rasco una rodilla,
a esta vida sin vida,
le canto una canción a la nada,
y me burlo de la melancolía,
mientras le subo el cierre,
a la falda de las ganas.

Sintiendo tantas cosas,
realmente no estoy tan solo,
sola tú que estás conmigo,
y no te fuiste contigo.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si aún te encuentro cocinando,
algún recuerdo en la cocina,
o en la sombra que dibuja la cortina.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si cargaste con el cuerpo,
pero no con el recuerdo,
y el recuerdo está conmigo.

Realmente no estoy tan solo,
quién te dijo que te fuiste,
si uno no está donde el cuerpo,
sino donde más lo extrañan,
y aquí se te extraña tanto.

Tú sigues aquí,
sin ti,
conmigo,
quién está contigo,
si ni siquiera estás tú.

Ricardo Arjona - Si el norte fuera el sur (Soledad)

El norte y sus Mcdonald’s, basketball y rock’n roll,
sus topless sus madonas y el abdomen de Stallone,
intelectuales del bronceado, eruditos del supermercado,
tienen todo pero nada lo han pagado.
Con 18 eres un niño para un trago en algún bar,
pero ya eres todo un hombre pa’ la guerra y pa’ matar,
viva Vietnam y que viva Forrest Gump,
viva Wall Street y que viva Donald Trump,
viva el Seven Eleven.

Polvean su nariz y usan jeringa en los bolsillos,
viajan con marihuana para entender la situación,
de este juez del planeta que lanza una invitación,
córtaselo a tu marido y ganaras reputación.

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera,
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera,
y si la deuda externa nos robó la primavera,
al diablo la geografía se acabaron las fronteras.

Si el norte fuera el sur,
serían los sioux los marginados,
ser moreno y chaparrito seria el look más cotizado,
Marcos seria el Rambo mexicano,
y Cindy Crawford la Menchú de mis paisanos,
Reagan seria Somoza,
Fidel sería un atleta corriendo bolsas por Wall Street,
y el Che haría hamburguesas al estilo double meat,
los Yankees de mojados a Tijuana,
y las balsas de Miami a la Habana, si el norte fuera el sur.

Seriamos igual o tal vez un poco peor,
con las Malvinas por Groenlandia,
y en Guatemala un Disney Landia,
y un Simón Bolívar rompiendo su secreto,
ahí les va el 187, fuera los Yankees por decreto.

Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera,
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera,
y si la deuda externa nos robó la primavera,
al diablo la geografía se acabaron las fronteras.

Si el norte fuera el sur, sería la misma porquería,
yo cantaría un rap y esta canción no existiría.

Ricardo Arjona - Soledad

Un hotel que no es de nadie,
una cama que no es mía,
se me muere un día más.

Un avión a cualquier parte,
una mano que saluda,
no recuerdo bien quién es.

Un saludo de internet,
una novia en la cartera,
y una foto con los fans.

El Sapín en la tele,
buscando algún remedio,
contra la soledad.

Soledad acompañada,
soledad endemoniada,
tantos gritos tantas luces,
tanta gente y soledad.

Soledad de no estar solo,
soledad de andar pensando,
si valdrá algún día la pena,
tanta ausencia por cantar.

Soledad de andar buscando,
soledad de deshacerse,
deshacerse de esos sueños,
que se hicieron realidad,
Soledad.

Un sueño de pastillas,
un café que me incorpora,
un diario bajo la puerta,
a las diez una entrevista,
trae consigo algo de muerte,
y se roba algo de mí.

Mientras que un itinerario,
me maneja por la vida,
como pieza de ajedrez,
si cantar por vocación,
no es cuestión de calendario,
si no de respirar.

Soledad acompañada,
soledad endemoniada,
tantos gritos tantas luces,
tanta gente y soledad.

Soledad de no estar solo,
soledad de andar pensando,
si valdrá algún día la pena,
tanta ausencia por cantar.

Soledad de andar buscando,
soledad de deshacerse,
deshacerse de esos sueños,
que se hicieron realidad,
Soledad.

A dónde va la prisa,
los aplausos,
las canciones,

A dónde irá ese tiempo,
que gané o que perdí,
cantando.

Ricardo Arjona - Olvidarte (Solo)

Olvidarte es más difícil que encontrarse al sol de noche,
que entender a los políticos o comprar la torre Eiffel,
más difícil que fumarse un habano en American Airlines,
más difícil que una flor plástica marchita.
Olvidarte es más difícil que una flaca en un botero,
que encontrarse a un gato verde o a un cubano sin sabor,
más difícil que Lady Di en la estación del metro,
olvidarte es tan difícil olvidarte.

Olvidarte, olvidarte…
es querer jalarle el pelo a una botella,
es creer que la memoria es un casete para borrar,
olvidarte es recordar que es imposible.

Olvidarte, olvidarte…
incluso es más difícil que aguantarte,
si extraño tu neurosis y tus celos sin razón,
cómo no extrañar tu cuerpo en mi colchón.

Olvidarte es un intento que no lo deseo tanto,
porque tanto es que lo intento que me acuerdo mucho más,
y he llegado a sospechar que mi afán de no acordarme,
es lo que me tiene enfermo de recuerdos.

Olvidarte es lo que espero para reanudar mi vida,
harto de seguir soñando con la posibilidad,
de que un día por error o pura curiosidad,
le preguntes a un amigo por mis huesos.

Olvidarte, olvidarte…
es querer jalarle el pelo a una botella,
es creer que la memoria es un casete para borrar,
olvidarte es recordar que es imposible.

Olvidarte, olvidarte…
incluso es más difícil que aguantarte,
si extraño tu neurosis y tus celos sin razón,
cómo no extrañar tu cuerpo en mi colchón.

Es querer jalarle el pelo a una botella,
es creer que la memoria es un casete para borrar,
olvidarte es recordar que es imposible.

Olvidarte, olvidarte…
incluso es más difícil que aguantarte,
si extraño tu neurosis y tus celos sin razón,
cómo no extrañar tu cuerpo en mi colchón.

Ricardo Arjona - Asignatura pendiente

Tengo millas de vuelo para ir a Plutón,
tengo un club de fans en la Luna,
una casa gigante que veo desde un avión,
y en los ojos de algunos fortuna.

Un ejército de alcahuetes,
un conflicto con Bush,
una suite en el Waldorf,
y más autos que amigos.

Tengo ganas de no tener ganas,
tengo un par de mascotas,
que no saben quién soy,
y entre tanto que tengo,
no encuentro razón,
Suficiente pa’ olvidarme de ti.

Y de tu mano pequeña diciéndome adiós,
esa tarde de lluvia en San Juan,
de los besos que llevo conmigo,
que son sólo tuyos y nunca te di.

Por andar ocupado en el cielo,
me olvidé que en el suelo se vive mejor,
mi boricua, mi india, mi amor,
mi asignatura pendiente.

Mi boricua, mi india, mi amor,
mi asignatura pendiente.

Tengo tres oficinas y un piso en New York,
tengo tanto que no tengo nada,
tengo varias razones para tener razón,
de que no hay peor razón que el olvido.

Tengo intacto al niño que fui,
tengo ganas de anclar y otras tantas de huir,
a un sitio perdido.

Tengo ganas de no tener ganas,
de comprarme un boleto,
de regreso al ayer.

Y entre tanto que tengo,
no encuentro razón,
suficiente pa’ olvidarme de ti.

Y de tu mano pequeña diciéndome adiós,
esa tarde de lluvia en San Juan,
de los besos que llevo conmigo,
que son solo tuyos y nunca te di,
por andar ocupado en el cielo,
me olvidé que en el suelo se vive mejor.

Mi boricua, mi india, mi amor,
mi asignatura pendiente.

Mi boricua, mi india, mi amor,
mi asignatura pendiente.

Ricardo Arjona - Tu reputación (Solo)

Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra,
llevarte a la cama era más fácil que respirar,
tu teléfono es de total dominio popular,
y tu colchón tiene más huellas,
que una playa en pleno verano.
Has hecho el amor más veces que mi abuela,
y aun no acabas ni la escuela,
y aun sabiendo que no eres el mejor partido,
dime quien puede contra cupido,
y si es que yo no he sido un monje,
porque voy a exigirte que seas santa.

Si el pasado te enseñó a besar así,
bendito sea el que estuvo antes de mí,
no es dama la que se abstiene,
dama es la que se detiene,
cuando encuentra lo que tú encontraste aquí.

Si el pasado te enseñó a tocarme así,
benditos los que estuvieron antes de mí,
si otros han sido tu escuela,
yo seré tu graduación,
cuando incluyas en la cama, al corazón.

Dicen por ahí,
que tu terrible fama de ligera,
ha venido a pintarme un par de cuernos en la mollera,
que tengo que sacarte del barrio y del país,
si es que quiero darle a esta historia un final feliz.

Si supieran la ternura inmensa que hay en ti,
y todo lo que haces por mí,
sabrían que el camino andado antes de aquí,
te ha preparado para mí,
ven y abrázame sin miedos,
y dame un beso a la salud de los chismosos.

Si el pasado te enseñó a besar así,
bendito sea el que estuvo antes de mí,
no es dama la que se abstiene,
dama es la que se detiene,
cuando encuentra lo que tú encontraste aquí.

Si el pasado te enseñó a besar así,
bendito sea el que estuvo antes de mí,
no es dama la que se abstiene,
dama es la que se detiene,
cuando encuentra lo que tú encontraste aquí.

Si el pasado te enseñó a tocarme así,
benditos los que estuvieron antes de mí,
si otros han sido tu escuela,
yo seré tu graduación,
cuando incluyas en la cama, al corazón.

Si otros han sido tu escuela,
yo seré tu graduación,
cuando incluyas en la cama, al corazón.

Ricardo Arjona - Por qué es tan cruel el amor (Solo)

No se acaba el amor,
sólo con decir adiós,
hay que tener presente,
que el estar ausente
no anula el recuerdo,
ni compra el olvido,
ni nos borra del mapa.

Y el que tú no estés,
no te aparta de mí,
entre menos te tengo,
más te recuerdo aunque quiera olvidarte,
estás en mi mente,
y me pregunto mil veces.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
porque aunque tú ya no estés,
se mete en mi sangre,
y se va de rincón en rincón,
arañándome el alma,
y rasgando el corazón,
¿Por qué es tan cruel el amor?

No se acaba el amor,
sólo porque no estás,
no se puede borrar así por así nuestra historia,
seria matar la memoria y quemar nuestras glorias.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
porque aunque tú ya no estés,
se mete en mi sangre,
y se va de rincón en rincón,
arañándome el alma,
y rasgando el corazón,
¿Por qué es tan cruel el amor?

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?
que no me deja olvidar,
que me prohíbe pensar,
que me ata y desata y luego de a poco me mata,
me bota, y levanta y me vuelve a tirar.

¿Por qué es tan cruel el amor?